sábado, 17 de noviembre de 2018

LA PAZ DE ESPÍRITU NOS DEVUELVE A LA PLENITUD - AUDIO

   Acompaña a este escrito el audio de una charla en la que profundizo en lo esencial de la paz de Espíritu para vivenciar la plenitud de la Divina Unicidad.
   Cuando no seguimos la egoica agitación de los pensamientos y permanecemos en quietud interior, en esa profunda e íntima paz mental que nos reconcilia con el presente, todo se vuelve sencillo en su esencia aunque su apariencia parezca complicada. Y esta paz reEncontrada se convierte en el camino que nos devuelve a Dios, a Su indivisa y eterna plenitud de Amor.

KHAAM-EL





Enlace directo del audio en IVOOX



viernes, 16 de noviembre de 2018

PURA Y CLARA VISIÓN


Suponer que ver
es ver eso que cambia,
es en verdad no ver.
Pues aquello que no es visto
en su esencia inmutable
no se conoce en profundidad.

Creer ver es una distorsión
que sólo ve lo que desea
desdeñando la pureza de lo insondable.
Quedarse en la epidermis de las cosas,
o incluso en sus vísceras,
es ceguera pretendiendo ver la completitud.

Una fracción es una falacia
que pretende definir la unidad
como escindida o rota.

Un parpadeo hiere lo contemplado
y un párpado abatido para siempre
amortaja la imagen.
No hay pálpito ni verdadera vida
cuando turbulentos juicios viscosos y grises
embadurnan lo esencial con volátiles átomos y errabundos mundos.

Los sesos no son la mente
ni la mente puede contener a la Consiciencia...
a la clara Visión del Espíritu...
al puro Ser.

Los objetos perceptivos pelean contra el espacio
para justificar sus superficies...
Todo poliedro genera sombras
desde su particular límite de especial contorno
y cualquier esfera es un punto inflado
que carece de ámbitos de inorillado flujo.
Abre tu mente a lo sin forma...
a lo sin definición...
a lo incuantificable.
¡Despierta!
La Visión veraz
responde ante la Voz de lo intangible
acallando la irredenta verborrea de lo egoico.

Sin una brizna de luz,
sin una brizna de amor,
sin una brizna de paz...
el espíritu y el corazón enmudecen rotos
imaginándose amargamente divididos
por sus propios ensueños
de querer salir del imaginario ensueño
de lo segmentado.

Sólo la Visión de lo eterno y santo
redime al alma de su delirante soledad;
cualquier otra percepción confunde y engaña,
cualquier otro concepto quiebra el trasfondo
con múltiples imágenes enfrentadas
por el éxito fugaz de un momento cumbre
que fracasa por su impermanencia...
después
declive, resistencia, angustia, frustración
y féretro.

No busques calor en lo gélido
ni refugio en lo opresivo.
La calidez añorada de lo pleno
cuando el frío y oscuro velo del ego
surge como una lápida opaca
que oculta el eterno jardín de la mirada pura
parece enfriarse a la sombra de las formas...
Comprende que así
no se contemplan las transparencias de infinita luz
extendiéndose jubilosamente en lo santo.

¡Despierta!
Mientras el espejismo de lo formal
encorsete el libre vuelo del Espíritu
con sus sentencias de separativa índole
el llanto y el quebranto serán inesquivables..
Un ver sin Ver...
Un oír sin Oír...
aridece los caminos con la febril ansia de mundanidad
que olvida lo sustancial al dotar de sentido al sinsentido.

La Verdad no se experimenta
cuando uno se imagina muchos
dentro de sí mismo.
Y cae, así, la noche infausta.
Y cae como fatal presagio...
cuando ausente la mirada de la plenitud
imagina el sueño fútil de un mundo efímero.

Atiende a lo inmediato...
Ser nunca es aparecer para desaparecer.
Contempla el presente con impecable y ecuánime desapego.
Mira a la mirada y verás
de nuevo.
Escucha la escucha y oirás
como antes de cualquier principio.

Visión es abrir la mirada a lo infinito
despertando del onírico letargo de los contornos rígidos.
Eternidad es no tiempo.
Amor es comunión.
Ser en inefable ilimitud.
Dicha.
Despunta el alba de una noche imposible.
El fin de lo imaginario conduce a antes de su origen.
Sencillez.
Visión pura.
Visión Clara.
Ahora.
Aquí.

KHAAM-EL



Abre tu mirada a lo infinito...
y verás claramente.




jueves, 15 de noviembre de 2018

CONOCER A DIOS

   No seas esclavo del mundo. No sigas sus engreídas y estúpidas creencias buscando encontrar la libertad en ellas. No perdamos ni un segundo más del tiempo dándole tiempo al ego y dediquémoselo todo a Dios, porque quien conoce a Dios sabe de Amor; y el Amor perdona, mientras que el ego condena. Dios no castiga. Quienes creen en duras penitencias y dolorosas mortificaciones no conocen el Amor, luego no conocen tampoco a Dios. Aquel que piensa en un Dios separado de su Creación, de sus criaturas, ignora tanto de Dios como un ateo. Cambia, pues, de propósito, dale un vuelco al significado de tu vida... no escuches ni por un instante más la voz del ego y todo cobrará un renovado y gratificante sentido. ¡Aleluya! Ahora todo conduce de vuelta a la plenitud del ser.

   Así que si quieres de veras conocer a Dios has de dar un giro de 180 grados a tu particular y especial manera de vivir. Has de suspender todo juicio y creencia proveniente de las memorias personales... quedándote presente en el presente, desnudo de conceptos y planes, sin expectativas ni recelos, confiado y en paz. Ahondando, con honesta persistencia, en los recovecos de la mente para que la luz de la consciencia desvanezca las infames tenebrosidades de lo egoico. No es más que esta entrega, pero tampoco menos de ella. Sí, no es esencialmente complicado; es sencillo, pero intenso, para conocer a Dios no es necesario ir de aquí para allá, como un abejorro inquieto, ni ir en busca de supuestos grandes personajes que tengan una fórmula, poder o enseñanza mágica; tampoco es imprescindible saber conceptualmente acerca de la religión, ni de sus reglas y sus ritos, más lo que sí es imprescindible, es la pureza de intención y dejar de culpabilizar al mundo, al azar o a la providencia de los males de uno, aceptando los propios pensamientos como los causantes de cualquier desdicha y sufrimiento. Es una humildad sincera que conduce a una honda gratitud que, inesperada y milagrosamente, nos conecta con la siempre presente gracia de la Divina Unicidad... Ahora los sordos oyen y los ciegos ven, aquellos que estaban enfermos sanan, esos otros que estaban paralizados por el miedo caminan hacia la Luz del Amor, y, al fin, los que estaban muertos vuelven a la vida...

   El ego es nada; Dios, todo.

   Conocer a Dios es salvarse del propio infierno fabricado; de ese repetitivo modus vivendi, personal y desconfiado, que quiere proyectarse en el resto señalando a las diferencias como algo preocupante, fingiendo aprecio cuando no se siente, buscando relaciones por interés y alejándose de aquéllas que no cumplen lo requisitos exigidos. Conocer a Dios es desenmascarar toda esa bazofia que se muestra como exquisita... Dios Es; luego no necesita para nada aparentar ser otra cosa... Es plenitud y lo por Él creado comparte Su Plenitud. Conocer ésto es vivienciarlo, bendecirlo y extenderlo (co-Crear); ya que Dios es todo Vida, e imposible muerte. Entra, por tanto, libre y voluntariamente, en la Luz que ya hay en ti, en la Luz que Dios te concedió al crearte, y sabe que somos del espíritu, nunca de la carne.   Bendiciones.

KHAAM-EL
  


Buscar a Dios de todo corazón 
es hallarlo de inmediato dentro de uno...
Sumérgete en la paz de espíritu 
y Dios te encontrará en el templo interior de tu alma pura.
Dios es Amor y no castiga ni mortifica... 
todo el error de lo egoico ya está perdonado.
Comparte la Buena Nueva...
Tú, yo y nuestro prójimo, 
somos inseparables del Eterno Amor de Dios.





miércoles, 14 de noviembre de 2018

CONFIANZA Y HONESTIDAD - AUDIO

   Edito junto a este escrito preliminar el audio de una charla en la que profundizo en lo crucial de mantener una confianza y honestidad firmes para la consecución del despertar de la Consciencia.
   Sólo cuando aceptamos que desde lo personal, por mucho que nos empeñemos en tener razón, siempre erramos, facilitamos la apertura y desarrollo de la verdadera confianza que, con una completa honestidad, deja de engañarse con ilusiones y expectativas para mostrar lo esencial y eterno, el Espíritu que trasciende los límites del cuerpo. Entonces la dicha y la paz, el Amor y la plenitud que se anhelaban se manifiestan en el aquí y ahora.

KHAAM-EL





Enlace directo del audio en IVOOX




martes, 13 de noviembre de 2018

SIEMPRE CONFLUYE EN EL AHORA LO INTEMPORAL

   Es el tiempo un espejismo de dispares perspectivas tomándose por ciertas, nada más y nada menos. La relatividad objetiva de todo lo, percibido -incluyendo al propio perceptor- subjetiviza lo concreto en una danza de paquetes de energía que saltan de lo invisible a lo visible. Sí, el tiempo es un espectral conglomerado situacional de deseos y rencores, de simpatías y antipatías, de interminables idas y venidas sucediéndose alternativamente que ofrecen una tremenda sensación de desconfianza, inestabilidad y reiterativo vaivén, en el que nunca acaba de encontrarse ninguna idea válida o significativa de cómo estabilizarse plenamente. Todo el tiempo el tiempo está buscando el sostén de la eternidad dónde jamás puede hallarse... es decir, en un futuro proyectado por la proyección misma. Eso es, sencillamente, mantener una perpetuación de la inestabilidad en nombre de la estabilidad. ¡Un auténtico dislate! Al igual que el horizonte es inalcanzable por la percepción, un instante del futuro también lo es.

   El tiempo está en tus manos y no a la inversa. Buscar la solución en lo que fabrica el problema es no hallarla; sin embargo, contemplar la raíz misma de lo separativo con ecuánime distancia, distancia de lo que distancia y ahonda en lo esencial. No vayas, pues, tras las cosas pasajeras y trasciende su tentador reclamo. Comprende que aumenta la confusión cuando se toma al tiempo por real, y, éste, no es más que una idea en la mente resultado de pensamientos limitados acerca de uno mismo creyéndose morar dentro de un cuerpo. No seas esclavo del calendario o el sueño de la muerte aleteará implacable a tu alrededor. Despertar desvanece, ya mismo, semejante entuerto al ser consciente de la Consciencia la Consciencia misma y, con rotunda claridad, no concederle más validez a su proyección de imaginada subsistencia divisora. 

   Nada se pierde -y todo se gana- al despertar de una irrealidad de dolorosa limitación, y, sin duda, se recupera todo aquéllo que parecía haberse olvidado durante el ensueño. Una y otra vez, el presente te sostiene exactamente aquí, precisamente ahora. Con infinita paciencia te espera a que lo busques en el instante, sólo en el instante actual. Mira sólo todo el presente y Verás. Escucha sólo todo lo inmediato y Oirás. Estate sólo todo atento al presente y Sabrás. Únicamente en la distorsión del tiempo te pierdes. ¡Despierta a la Luz! De inmediato la eternidad, y su Amor incondicional, te alza para que puedas elevarte a tu hogar inmaterial y no local, ahora. Vive sin miedo. Pregúntate y respóndete: ¿Por qué no permanecer sencilla y conscientemente en el presente, que es el único instante que siempre es, y dejarse, de una vez por todas, de expectativas por venir o de reformulaciones de un pasado que no existe jamás aquí y ahora? ¿Por qué no decidir estar presentes en el presente nada más y nada menos? ¿Para qué querer arreglar lo que, por su inevitable transitoriedad, es imperiosamente inarreglable? ¿Por qué querer morar en la paradoja de lo que parece vivir para después morir? ¿No es absurdo pensar ser feliz en un mañana que se derrumba? ¿Cuándo sino decidir que ese cuándo anhelado siempre es ahora, en este mismo instante, y no en un momento futuro, ciertamente, ahora inexistente? ¿No tienes ya suficiente sueño y angustia de agarrarte a lo que se desvanece o, aún, quieres más de lo mismo? Tú decides siempre desde lo esencial; no te distraigas ni un segundo más con lo banal y superficial y lo inefable e intemporal desvanecerá cualquier percepción distorsionada.

   Lo intemporal confluye en el ahora porque la eternidad se encuentra en el presente, no en el futuro. Así que encuentra ahora, siempre ahora, y no esperes a después o te parecerá nunca...  Bendiciones, tú, libremente y en consciencia, siempre decides.   Namasté.

KHAAM-EL



No te pierdas más y escoge lo intemporal.
Confía... no temas...
 la eternidad del Amor siempre te sostiene una y otra vez ahora
aunque el tiempo y sus circunstancias parezcan extraviarte.
Lo que de veras buscas ya se encuentra en el presente.





lunes, 12 de noviembre de 2018

ES PRIMORDIAL NO DAR CRÉDITO A LAS CONJETURAS

   Aquieta el ánimo inquieto no conjeturando nada acerca de nada. Silencia la verborrea interpretativa de todo liberando a todo, incluida la idea de ti mismo, de las falacias del egoico razonar, pues la Verdad no separa ni se siente amenazada por las ilusiones de lo separativo. Medita... lo que es primordial, y en lo que se insiste siempre con vehemencia desde la consciencia consciente, para poder avanzar fructíferamente por la senda espiritual, es la disciplina y constancia en la rectitud de presencia y atención respecto a los propios pensamientos y sus posibles consecuencias. Y, con toda seguridad, la disciplina espiritual de silenciar cualquier parloteo egoico ha de ser aplicada libre, gozosa y voluntariamente, o no será disciplina sino rutinaria inercia surgida del mismo ego que uno quiere desenmascarar. La primera (la disciplina espiritual) se realiza con ánimo contento y paciente, la segunda (la rutinaria inercia) se arrastra monótonamente con impaciente e ilusiva expectativa de recurrente frustración. 

   Ahonda en lo nucleico y no te disperses. No quieras sacar personal partido -o ser intelectualmente avezado- en lo cambiante, o tu práctica te conducirá invariablemente a resentirte con esos cambios que trocan toda creencia en mera conjetura. Acepta lo variable y, al no asirte a ello, queda en la paz presente que todo lo abarca y trasciende. Retorna a la sencillez, a la pureza esencial, no te compliques con el absurdo y mezquino razonar del mundo... eso es primordial. Vive con simplicidad y alegría. Libérate por completo de la angustia egoica, no aferrándote a la incierta suponedora que motiva todas las engreídas búsquedas de una mente identificada con la carne que no puede sino envejecer y morir. Despierta del sueño de un personal futuro que se convierte siempre en pasado y aprende a soltar todas las metas, a olvidar todos los objetivos personales, a desatender todas las exigencias de lo meramente personal, y te establecerás en lo primordial... el resto se desplegará sin esfuerzo ni grandilocuentes cábalas. No hay reglas fijas ni directrices formales que seguir a pies juntillas; tan sólo, desarrollar un confianza plena en el presente como vivencia inmediata de lo que Es. Quédate con lo sustancial. Mira adentro de la mente... al disperso baile de los pensamientos y disuélvelos con clara y firme observancia, gobierna con ecuanimidad tu Hogar (la Consciencia) no dejándolo en manos de los sirvientes (pensamientos). Contempla, pues, la Consciencia con Consciencia... Abre bien tu mirada interior... pon luz a tus tinieblas, paz a tus conflictos, dicha a tus pesares, certeza a tus dudas, vida a tus muertes... Pues, moras en tu mente, y si te identificas con los pensamientos que en ella hay (los sirvientes) creyendo que eres ellos (el dueño) pasarás a ser esclavo de tu propia ceguera. Despertar del sueño de la carne es darse cuenta que no hay alguien (ningún yo o pensamiento personal) que tenga que despertar. Los pensamientos no son la mente; sencillamente, suceden en ella. Tú eres, permaneces; los pensamientos no son, van y vienen... Sé, el resto se presenta sin dilación. Conocer es Ser... tú, ya eres Eso... puro Ser... Aquiétate y sabe... no confundas términos, suéltalos todos... simplifica... los pensamientos pretenden ser; luego nunca podrán conocer, ni. por supuesto, conocerse. 

   No sigas siendo un desconocido para ti mismo recluyéndote tras unos límites en los que hallar seguridad para, poco después, inexorablemente, toparte con los férreos, opresivos y angustiosos muros que construyen los pensamientos justificadores del ego. Creer conocer siempre será desconocimiento. Nunca te limites ni limites. Medita y ahonda en lo íntimo de tu mente... hasta permanecer consciente en/de la Mente. No des nada por sentado, ninguna forma, ningún concepto, ningún tiempo, ninguna circunstancia o lugar... no tengas miedo a la libertad de Amar, de Ser, viviendo sin preferidos ni odiados. No temas los exabruptos que un mundo egoista y transitorio pueda decir de ti; más tampoco te dejes embaucar por sus lisonjas o reclamos... eso es primordial. No quieras parecer sensato o cometerás una insensatez. No sigas la lógica de lo personal o lo demencial entenebrecerá la natural alegría de ser. No pares... llega hasta el final. Sabrás que has culminado cuando encuentres lo que nunca puede perderse, cuando estés, de nuevo, como antes de todo posible comienzo. La espaciosidad ilimitada de la Consciencia abarca todos los ámbitos que puedan imaginarse. El observador influye en lo observado porque no es algo separado de él. Ahí, en esa comprensión definitiva, se deja de buscar de forma separada y la visión limitada se torna verdadera Visión... Vida Plena.

KHAAM-EL



No dar a nadie ni a nada -ni siquiera a ti mismo- por sentado, 
ni intentar ajustarse a la lógica encorsetada y egoica del mundo,
soltando las formas y juicios personales,
es primordial para encontrar la libertad de SER.
Conoce y no pretendas...
Ama y Sé Feliz, con sencilla naturalidad.
¡Bendiciones!





domingo, 11 de noviembre de 2018

SOMOS ESPÍRITU, NO CUERPO


Contempla lo valioso y ve hacia ello desechando lo superfluo.
Sé valeroso compartiendo la ilimitada unicidad del ser.

No te agusanes culebreando en la dirección equivocada.
Arrastrarse por el fango en pos de las mohosas migajas del tiempo,
que sin remisión se derrumba a cada latido del corrosivo deseo, 
arredra al alma apegada y la atrapa tras inseguras seguridades
de vana hechura y oscura perdición que desconfían y dividen
hasta toparse con su propia descomposición y muerte.

Templa y domina cualquier egoico impulso que quiera tentarte
con el poderoso fulgor inmaterial de la Verdad y el Amor.

Recuerda... recuerda...
Traspasa todo pensamiento... trasciende todo sentimiento.
Asciende en lo abismal y ahonda en lo elevado.
Permítete la vivencia pura del presente... libre... en paz.
Aquí... anchuroso e indefenso... feliz y agradecido.
Sonríe. Nada te ata... todo te bendice si sabes aceptar.

Lo esencial Es,
lo accidental o secundario parece y perece, 
y no es.
El Espíritu es vida, la carne un ensueño de éste.

Ninguna ilusión puede atraparte.
Ninguna definición puede abarcarte.
El mundo gira y gira... muta... 
se construye y derrumba incesantemente,
llorando tras las irreflexivas risas que degustan lo caduco.
El hombre es impermanente, más el espíritu permanece.
Nuestro verdadero Hogar es el Cielo, no el mundo.

No te apegues a lo aparente y perecedero... sé.
Vive sin significar los deseos personales 
y despierta de la muerte.

Bendito por siempre eres en el espíritu.
Nada esencial te sobra ni falta.
El Amor infinito es eterno... Dios y Su Hijo... 
Creación plena y santa.
Recuerda... recuerda...
Espíritu, no cuerpo...
el ego es nada, es nadie... 
más, en esencia, sí Eres.

KHAAM-EL



Tienes el poder de transformarte a lo real en un presente santo, 
aquí, ahora... en paz...
 si no te apegas a lo ilusorio y temporario.





sábado, 10 de noviembre de 2018

TOTAL ENTREGA AL AMOR DE DIOS - AUDIO

   Publico el audio, junto a este escrito orientativo, de una charla en la que ahondo en cómo al abandonar todo intento de control personal, por la sincera entrega de nuestra vida al Amor de Dios, se reordena todo el caos producido por el sistema de pensamiento egoico.
   La total entrega al infinito Amor de Dios nos libera tanto del desasosiego de querer controlarlo todo como del inevitable descalabro derivado de ese vano intento... Y, por tanto, imprevista y milagrosamente, en esa confianza completa, todo se despliega de manera natural para el bien propio y el de nuestro prójimo, que ahora es reconocido como esencialmente indiviso de nosotros y de Dios..., de esa Divina Unicidad que nos sustenta y alienta felizmente en Su eterna plenitud.

KHAAM-EL




Enlace directo del audio en IVOOX




viernes, 9 de noviembre de 2018

NO DUALIDAD

   Contempla con atención la distracción de los juicios, temores y deseos. Alumbra el presente sin divagaciones temporales y despierta a lo esencial... al puro Ser que no puede ser catalogado ni mensurado. El mundo del ego se reduce y resume a palabras y palabras... conceptos y más conceptos... separación y catalogación... teorías y más teorías... opiniones y suposiciones... dualidad y oposición... debate y combate... griterío y disimulo... voces y más voces multiplicándose en su división... acallarlas en la mente, arrancándolas de raíz, es el Camino. 

   Afírmate en lo esencial de inmediato y lo ilusorio cesará de dividirte. Ahonda con coraje en el meollo de ser. Todo logro o adquisición es efímero; sin embargo lo que eres es eterno. Sí, no hay contradicción posible en lo indiviso... las paradojas son engañosas ilusiones en un ensueño de aparentes yoes separados queriendo subsanar sus perceptivas limitaciones... no tengas prisa por llorar muertes buscando prolongar ansiosamente riquezas, placeres, creencias y éxitos, o te demorarás fracasando en el empeño... soñar, proyectar o imaginar, no es vivir. Ve hasta el final de tu mente... hasta que sólo halla Mente y no un yo frente a otros yoes. Reflexiona. Medita. Profundiza... desde el principio, el tiempo acabó... lo pasajero pasa... lo eterno perdura desde antes de cualquier principio. Descubre. Despierta. Realiza... el Ser es ilimitado, bienaventurado e indistinto, perfecto e inefable ahora, allende toda percepción. Lo que ya Es sabe y no necesita justificarse... no está en tinieblas y brilla inmutable a toda supuesta oscuridad. Unicidad... Conciencia... Eso Es... dualidad imposible... No dualidad evidente.

KHAAM-EL



Déjate llevar por la Consciencia de ser Consciente...
Es más allá de las palabras... 
más allá de la música... 
más allá de la percepción...
Es aquí y ahora...
Confía en el presente 
y vivencia en plenitud la apertura de lo intemporal.



jueves, 8 de noviembre de 2018

REÚNETE CON EL PRÓJIMO EN EL AMOR DE DIOS

   Lo más modesto suele estar preñado de significado, y, sin embargo, aquello que parece más llamativo suele carecer de verdadero fundamento. Los aplausos y la aparatosa ostentación terminan siendo igual de dolorosos que los abucheos y los olvidos. Buscar la gloria en el mundo trae siempre aflicción. No te vayas tras ostentosas baratijas que, en definitiva, no valen realmente nada. Goza del momento que vives por el simple hecho de ser, de vivenciar, de amar... Sé agradecido en el presente con la vida, aunque parezca que sólo te ha acarreado pesares, y experimentarás el milagro del perdón que te abrirá los ojos del alma... viendo un futuro lleno de luz que se hace presente siempre ahora y en el que nada podrá realmente dañarte... reconociendo un porvenir que se muestra evidente por la inmediatez esencial de su bendición, a pesar de su aparentemente lento despliegue formal. 

  No tengas prisa y avanzarás seguro. Descansa en la firmeza de lo sutil... no temas... contempla cómo la Ilimitud (Dios) a ti afluye desde lo más hondo del corazón, desde lo más íntimo y sagrado, desde el núcleo de los núcleos de tu mente... Ella (la Ilimitud de Dios) te sostiene y te nutre, te guía de vuelta a tu Hogar celestial si no te engríes con vanos deseos personales (ego). Confía... nada te falta ni sobra para el encuentro interior con la infinitud del Ser. Aprende de la despreocupación de las flores, de las aves, de los bosques, de las espigas, y de los racimos; sólo se ocupan de dar belleza, frutos, sin tensión alguna. Sosiega tu mente, queda en paz, y verás como se disipa cualquier tiniebla que intentara ensombrecer tu ánimo. Ya no habrá más brumas que oculten la luz de tu alma... ¡Descubre tu ojo único! ¡El ojo del espíritu! Ábrelo y contémplalo todo con Amor. La oscuridad por mucho que lo intente, no podrá jamás con el brillo de la luz. Tu alma brilla; tu miedo, no. Lo liviano y espacioso envuelve a lo denso sin verse, ni por un solo instante, afectado por la perceptiva densidad. Tu alma es liviana y espaciosa; tu miedo, no.

   Abandona los consejos provenientes del miedo y reúnete con el prójimo en el indiviso Amor de Dios. No te demores intentando retener lo pasajero y divisor... pacientemente camina hasta el final por la milagrosa senda del perdón. Que todo sea para ti un acicate con el que poder alzar el libre vuelo del espíritu. Recuerda y aplica en todas las situaciones que parezcan sacarte de la paz mental, de la dicha de ser, o de la confianza presente: "No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó." (UCDM).

KHAAM-EL



Vuelve a la sencillez... 
Reúnete con tu prójimo en el Amor de Dios
fusionándote con la hermosa despreocupación de la vida.
Ocúpate en compartir belleza, frutos, alegría y Amor.
Vuelve a ser uno con Dios 
no significando diferencias y vanidades.
Se libre en Espíritu y Verdad.




miércoles, 7 de noviembre de 2018

EN LA DICHA DESAPARECE EL MIEDO - VÍDEO

   Acompaña a estas líneas el vídeo de una charla en la que señalo cómo el fin del miedo siempre ocurre en la confiada alegría presente de no apegarse a ninguna expectativa personal.
   Futurizar la alegría es padecer desdicha ahora; por eso, la felicidad o es presente o no es felicidad en absoluto. Toma plena consciencia de que en la Alegría presente desaparece todo temor o angustia, sencillamente porque cuando no se está preocupado por el futuro, o caviloso por el pasado, la plenitud de Ser se manifiesta irrefrenable. Por tanto, decide ser feliz ahora y nunca más el miedo; ese el mejor regalo que el presente no ofrece, dándonos con holgura la oportunidad de vivenciar el Amor en eterna bendición.

KHAAM-EL


No hay miedo que no se desvanezca en el presente consciente...
mostrando la alegría infinita de SER.




martes, 6 de noviembre de 2018

EL PRESENTE CONSCIENTE TRAE ATISBOS ETERNIDAD

   Mantente atento a lo que se despliega ante ti en el presente. Sosiega tu mente lo primero y contempla con mirada nueva los pensamientos viejos que querías imprimirle. No te preocupes, el Mensaje del Despertar de lo ilusorio se repite constantemente, una y otra vez en el presente, con o sin palabras, para que dejes de repetirte y repetirlo todo en un paradójico sueño de ti. Vigila la distracción para que no te lleve a donde realmente no quieres ir. Una mente descuidada fabrica distracciones que al cabo de un tiempo la hastían. Observa la inobservancia de lo veleidoso. No te esclavices al deseo siguiendo a su insensata compulsión y la libertad te conducirá hasta las puertas siempre abiertas del Cielo, donde no tienen cabida ni el miedo, ni la ira, ni la vergüenza, ni la culpa. Entra en lo que no tiene límites no limitándote con lo corporal/temporal. La liberación de las ilusiones siempre sucede en el Aquí y Ahora. Ninguna irrealidad, por real que parezca, podrá jamás afectar sustancialmente a lo auténtico y veraz. Vamos, no titubees ni te amilanes... reposa confiado en la impecabilidad del presente. No creas que en lujosos palacios o recios castillos estarás mejor -sus piedras son inestables como el barro en el inexorable transcurrir del tiempo-. Mira con ecuanimidad lo parcial para no caer en su tan tentador como finalmente doloroso juicio.

   Reflexiona. Comprende. Conoce... El aquí y ahora siempre es oportunidad de eternidad. No secundes la voz desasosegada de lo egoico. No busques lo que realmente no necesitas y ten confianza plena en lo que en esencia eres. No te sustentes en lo que se derrumba ni busques cerraduras en la ilimitada apertura de la infinitud del Ser. No persigas ensueños con los que huir del instante... quédate en la segura y bendita paz mental; no dejes que el ego quiera gobernar tu mundo o, artera y deshonestamente, pondrá tu cabeza bajo la guadaña del deterioro y la muerte. Ahonda. No te creas el personaje identificado con tu nombre personal, con él no vas más allá del tiempo efímero. No seas una marioneta de la grandiosidad nacida de la pequeñez... no imagines imaginar y, si acaso has de imaginar, imagina dejar de imaginar, así -al menos- no te opondrás al despertar de la conciencia con las vanas imaginaciones personales acerca del despertar de esa misma conciencia (¡que ya eres!). Jajajajajajajaja... sí, amig@, en verdad -como señala UCDM-, se nos olvida reír; pues, en definitiva, despertar es darse cuenta de que no hay un alguien que haya de despertar sino, sencillamente, ser conscientes de que el ego (esa idea insidiosa de alguien particular, que incluso sueña con despertar) es precisamente el sueño de la consciencia que ha de disiparse. No te aferres a las lágrimas, no tienen significado más allá de aquel que se le dio en un momento personal dado y que varía una vez tras otra, como una veleta según cambia el viento. Sí, no justifiques ni un segundo más el sufrimiento; ríete de tus imaginaciones, planes y delirios, quédate en paz, totalmente en paz, ahora, aquí. No des más vueltas en tu mente yendo a ninguna parte y detén el superficial razonar del ego. Adéntrate en el meollo de tu ser y ábrete a lo insospechado, a lo espontáneo e inmediato, a lo directo y fiable, a la luz de la conciencia libre de conceptos y sentencias, pues el presente consciente siempre nos trae atisbos de eternidad. Sosiega tus impulsos de dolor, de miedo o ira, y arráncalos de raíz. Imaginar tu vida te apesadumbra con múltiples peligros a evitar, en el fútil intento de alcanzar el exitoso cumplimiento de tus deseos personales, que únicamente reducen lo que ya eres a un asustado, pequeño y carente pedigüeño de pasajeras externalidades, cuando siempre eres libre ahora si dejas que la luz de la plenitud se irradie desde el interior del Ser hasta la indistinta infinitud de Todo Lo Que Es.

KHAAM-EL



No fue ayer ni siquiera será mañana... 
Sí, es Ahora y Aquí, en la Infinitud del Ser, 
cuando somos plenamente libres.





lunes, 5 de noviembre de 2018

LA REALIZACIÓN ESPIRITUAL

   El recurrente e inestable movimiento de los pensamientos identitarios en la mente, proyecta ficticias distancias que alcanzar para satisfacer personales inquietudes; más, ir tras las percepciones, que esos pensamientos egoicos proyectan, es perderse y enredarse en una maraña de contradicciones pasando por significados que vuelven complicado lo natural y sencillo. Lo pasajero no puede ofrecer jamás felicidad. Pausa el ímpetu y atiende a lo inmediato. Contempla la acción misma de contemplar. Vislumbra en lo presente la salida a una situación insostenible... 'Dirigirse a' elabora distinciones... 'permanecer en' disipa tanto temores como deseos. En el fondo no hay un fondo que conquistar, tal como en la superficie no hay realmente ninguna superficie que pueda asirse para siempre. Establécete en el medio, en lo justo y esencial, en el ahora sin tacha, en el aquí incomparable. No quieras ser alguien y lo que ES... ya ES.  

   El movimiento que nada particular pretende detiene la rueda de samsara mediante la acción plena que no divide entre positivo o negativo, sino que realiza el despliegue natural, y sin esfuerzo alguno, de la transmisión de la comprensión de la unicidad del Ser. Comunión. Conciencia Una. Flujo... Camino, Verdad y Vida. Hacer sin hacer es Realización, al perdurar su invitación a lo inefable en medio de lo cotidiano o de lo extraordinario. Aquí y ahora siempre es suficiente para despertar de la ilusión de las formas en el tiempo. Sin juicios ni preferencias no hay condenas ni exclusiones... perdón total... compasión infinita. ¡No hay excusas que valgan! Lo que ES trasciende todos los aspectos transitorios que van y vienen, tanto los positivos como los negativos; todas las acciones particulares son intrascendentes e inexistentes en la plenitud de lo esencial, de lo permanente, de lo real, de lo por siempre existente.

    Escucha el zumbido de la frenética actividad del mundo (samsara, ilusión) con el oído interno, con el Alma, con el puro ES, y no con la inercia divisora del ego. Sí, atiende con el corazón en lugar de con personales expectativas, y escucharás una dulce melodía, tras todo ese cíclico fragor, que te liberará de las transitorias ataduras de las formas y sus tiempos (Nirvana, Cielo). Las profecías pasarán y todo lo profetizado, también. No te apegues al sufrimiento por querer acoplar el cambio a tus deseos. Escucha con atención, en el silencio de la meditación, en lo más honesto de la oración, lo esencial... la Voz de Dios, la Voz de la Santa Unicidad. ¡Despierta del tenebroso sueño de la muerte! Deja que esa dulce y quieta música del Alma prenda en tu corazón y encienda tu mente. Confía. Una vez consumido lo combustible sólo queda el fogoso y bendito crepitar de lo incombustible... no añadas combustible a la vana y apagable hoguera de lo egoico y deja que se consuma de manera sencilla y natural. No temas, una vez apagada definitivamente la frágil llama de una vela, al quedarse sin cera que la alimente, la luz verdadera de la inexistencia relativa (comprensión de la ausencia del 'yo') muestra el esplendente fulgor de la infinitud del Ser... vacío de todo aditamento, lo indiviso olvida lo olvidable, despertando del ensueño de lo transitorio... ahora lo real, aquí ES siempre... Realización... un fuego invisible a los ojos del cuerpo ardiendo en plenitud de Amor: Luz incombustible... Dios... Divina Unicidad. Sin ego, sin personales ilusiones: liberación y eternidad... cese de todo sufrimiento, Sat-Chit-Ananda... Reino de los Cielos... infinitud de Vida... Paz... Paz de Espíritu. 

KHAAM-EL



Realización... Contemplar en paz el zumbido del mundo. 
Déjalo sonar...  Deja de soñar...
¡Despierta! 
Permanece.

Letra de 'The Humming' (El zumbido), de Enya:

Y toda la luz será, será
Y toda la profecía futura
Y todas las olas... el mar, el mar
Y en el camino estamos tú y yo
Y todos los vientos son como un beso
Y todos los años son némesis
Y todos los momentos caen en la niebla
Y todo es polvo, recuerde esto:
(Coro)
Y toda la luz será, será
Y todas las olas, el mar
Y todas las olas, el mar, el mar
Y toda la luz será.
Y todo el polvo se aleja
Y todas las noches y todos los días
Y todos los cielos siguen su camino
Y sólo el cambio ha llegado para quedarse:
(Coro)
Y todas las estrellas sin nombre
Y todos los cielos que parecen iguales
Y todas las nubes que se desvanecen y después
Entonces todo esto comienza de nuevo.


domingo, 4 de noviembre de 2018

NADA (MUERTE) ES EL EGO Y VIDA (PLENITUD) ES EL ESPÍRITU

                                                                                                                                                                                  "El ego y el espíritu no se conocen".  "Es imposible unir dos mundos".

                                                'Un Curso de Milagros'.                               






* * * * * 

El ego es una divisora idea que aparece en el tiempo,
y pervive acumulando fútiles memorias comparativas.
Fabrica sueños y fantasías de doloroso resultado
proyectando éxitos que se derrumban finalmente.

Perseguir evanescencias es muerte...
Renunciar a ellas, plenitud de vida.
No acumules nadas y reNacerás a lo infinito.

Sin el apego al tiempo y sus memorias
desaparece el ego siempre ahora,
aquí mismo, 
estuviere donde estuviere
e hiciere lo que hiciere.
   
¡Despierta! ¡Alumbra!
Agarrarse a lo temporal, sin duda, es sufrimiento
porque el ego se identifica con lo transitorio
mostrándolo como altamente deseable,
pero anhelar lo que surge para desaparecer
es a todas luces un recurrente fracaso,
una penosa esclavitud. 
   
Liberarse de la idea del ego, por tanto, 
es retornar a la dicha de antes de todo antes
que es exactamente la misma de después de todo después.
Luego, el final es el verdadero comienzo 
porque el comienzo personal fue difuminar lo esencial.
   
Así pues, no hay otra, 
hay que abandonar la identificación
de aquello que pareció comenzar (el ego, la carne)
para volver a vivenciar Lo Que Siempre Es (el Espíritu, la vida).

KHAAM-EL



Fluye en el presente en paz,
y vivencia la plenitud de Ser.




sábado, 3 de noviembre de 2018

EL OLVIDO DE UNO MISMO ES LUZ DEL ALMA - AUDIO

   Acompaña a este escrito introductorio el audio de una charla en la que profundizo en lo vital que es no agarrarse a la idea de uno mismo para vivenciar, de veras, la realidad esencial de la infinitud del Ser. No hay mayor alegría que no empecinarse en hallar especial logro. Ahí, de improviso, la felicidad inacabable del Espíritu; pues cuando se dejan a un lado todos los sueños y expectativas personales, en el olvido de uno mismo, en la conciencia de reConocer la unicidad esencial de todo lo viviente, brilla de nuevo la luz del Alma..., puro Amor extendiéndose en plenitud y eternidad.

KHAAM-EL 





Enlace directo del audio en IVOOX






viernes, 2 de noviembre de 2018

NO TEMAS AL TEMOR Y VIVIRÁS CON AMOR

   Temer al temor acrecienta el miedo a todo; por tanto, nada has de perder si no le haces caso a sus angustiosas directrices de devastadora pulsión. Ahonda en la hondura de tu pensar... ve al meollo de los meollos, a la consciencia consciente de concienciar... ¡Despierta! No tengas miedo a que el miedo venga, o te acosará desde los más ocultos recovecos de tu mente. Deja que venga y míralo de frente... va a venir de lo más escondido de ti, porque él es tus defensas, tu cálculos, recelos y ataques, que dicen querer evitarte posibles caídas; te vas a aterrar, porque lo que crees que son tus bondades, tus méritos o puntos fuertes, sólo es engreimiento y disimulo, al igual que muchos supuestos puntos débiles trazan el camino a la libertad. Eso es lo que hace que ahondar en la verdadera meditación sea tan inusual. En realidad meditar no es para nada complicado, se trata, tan sólo, de observar con ecuanimidad y constancia la propia mente, y todo aquello que no sea paz, plenitud y dicha, dejarlo pasar como irrelevante.

   Pensar, por ejemplo, en lo siguiente: debo de ser 'bueno', porque si me amoldo a mi entorno más cercano seré considerado digno y, al ser 'bueno' y 'digno', me querrán y, al quererme, conseguiré lo que deseo; más para tener éxito en semejante empeño debo hacer ésto y éso, y dejar de hacer aquello otro, y, finalmente, al fin de mis días, podré ir incluso al Cielo (si es que existe). Esta manera de razonar, o cualquier otro plan de similar estructura mental, nunca te traerá paz ni alegría, ni mucho menos la plenitud del Amor. Si meditas de veras, lo verás de inmediato. ¿Te ponen tenso estas líneas que acabas de leer? Si no te alteran, perfecto, sigue ahondando en la consciencia, en la luz serena de Ser, disfruta del sosiego eterno, ahora... siempre; más si te han agitado, alégrate de ver con claridad lo que quiere oscurecerlo todo, esa guerra interna provocada por el sistema de pensamiento personal. Contemplarlo y no entrar en su juego en macabro, para en su lugar hallar quietud interior y dicha, es el dulce fruto de la meditación.

   Sigamos, si gustas; lo contrario al Amor es el miedo, ¿tienes miedo? Si hay miedo uno no puede conocer desde esa actitud, al Amor. Se tiene que resquebrajar, agrietar, desmoronarse por entero, semejante sistema de pensamiento; puesto que todo lo que pienses del Amor desde el miedo, nunca será el Amor.

   Mira de frente al miedo para que te des cuenta de que no eres él. Imagínate que este es tu último día en este mundo, te quedan unos minutos, unas horas tal vez, pero, atención, no te lo sugiero como un mero ejercicio intelectual, te lo digo para que te metas totalmente en la piel de esa situación; insisto, te quedan, pues, unas horas como mucho, ¿tienes en realidad miedo del futuro o es más bien del pasado? Ahonda, medita... (concédete un momento de verdadero silencio)... y verás que es el pasado lo que más te inquieta, un pasado proyectándose hacia un futuro incierto. Ahora realicemos el ejercicio a la inversa, imagina que te quedan muchos, pero que muchos años por delante, y, la misma pregunta, ¿tienes miedo al futuro o al pasado? Indaga, profundiza... (date un espacio de contemplación)... comprobarás que también es miedo al pasado lo que te agita. Porque tanto la muerte inminente, como una enfermedad o mil posibles problemas a un supuesto largo plazo, únicamente pueden afectarte si previamente los has pensado en tu mente o los has percibido en otras situaciones anteriores, ya sea en ti o en otros. Luego, sólo contemplas el pasado cuando te mueves impelido por las memorias personales. El miedo es la angustiosa sensación de que tus sueños se rompan en mil pedazos... una pesadilla que te acompaña en el presente y que te impide verlo en toda su pureza, al tenerte distraído con sus truculentas historias pretéritas dando vueltas y más vueltas en tu mente. Por eso, nadie que le dé significado al miedo vive realmente en el Amor presente sino en un ayer que se repite en el futuro. Permite que el mundo te parta el corazón, deja que tus sueños se derrumben, pero, por favor, esto es esencial, sigue enamorado. Y vivirás milagros que sanarán tu temor y tu dolor, tu recelo y tu ansiedad. Cuando hay Amor, el pasado y el futuro se disipan para que el ahora brille en plenitud. Contempla con coraje y honestidad el desarrollo de tu vida, ¿no es cómo una gran roca que, según avanzas, se agranda y te aplasta cómo en el mito de Sísifo? Vas a cuestas con una montaña de ideas, con un pesadísimo fardo de creencias y suposiciones, de desconfianzas y tácticas; confía en el Amor y perdona el discurso proveniente del miedo, no le des más significado, abandona lo que tensa y agobia. ¿Recuerdas las palabras de Cristo? "Venid a a mí todos los que estéis cansados y agobiados, mi carga es ligera y mi yugo llevadero". Confía en el camino del Amor y el perdón, vive presente y lleno de fe... notarás como la enorme roca de ideas que el ego quiere que lleves se va resquebrajando, deshaciéndose a cada paso que das en dirección al presente, a la consciencia totalmente limpia de interpretaciones personales y juicios interesados, y, de súbito, la luz de la Verdad ilumina la vida desde el centro mismo de tu ser, en comunión con la Divina Unicidad... viviendo ahora, siempre ahora, aquí, sea cual fuere la circunstancia en que te encuentres, lleno de fe, de eternidad, de dicha y paz infinitas... despertando, de nuevo, al Amor.

KHAAM-EL



Mira el miedo del mundo, tu propio miedo, de frente...
tú no eres él... nadie es él.
Llora tus lágrimas, las lágrimas del mundo, 
cayendo en cascada sobre ti, sobre todos,
hasta que veas que no tienen significado en lo eterno.
La Vida Eterna es una madre amorosísima
que nos despierta dulcemente de nuestro sueño de soledad y muerte.
Vive, pues, sin miedo en medio de todo lo que acaba y encuentra el Amor.
Sabrás que lo que acaba realmente nunca empezó.
Mirarás a la tristeza con los ojos del perdón,
a la astucia le darás inocencia,
en el conflicto optarás por quedarte en paz 
y acompañarás a la soledad para que sepa que es una sensación imposible.
Cántale a la muerte una canción de despedida
y retorna a la eternidad.




jueves, 1 de noviembre de 2018

RETORNA A LA UNICIDAD DE LO SANTO (Reedición)

"No lo busques fuera de ti.
¡Tú eres el manantial de leche! 
¡No ordeñes a los demás!
En tu interior hay un manantial de leche.
No des vueltas por ahí con el cubo vacío.
Posees un canal hacia el océano y, no obstante,
mendigas el agua de un pequeño estanque.
Pide esa expansión de amor.
Medita exclusivamente sobre Eso.
El Corán dice:
'Y Él es contigo'.".

                                           Rumi

* * * * *

   En el calendario cristiano, hoy, se celebra el día de todos los santos; y, por ésto, considero oportuno la reedición de este escrito sobre la unicidad de lo Santo; esa plenitud bienaventurada e íntima que trasciende todo rito, teoría, religión, dogma, ciencia, interpretación, cultura, sexo, edad o condición,  aunando todo lo viviente en una común esencia... en la vivencia pura de la Divina Unicidad... el Amor... la Verdad... la eterna vida del Espíritu:

   Sólo hay una santidad en la que todo, en esencia, es acogido bajo su nutricio amparo. No te desesperes, aun más, si estás desesperado y acógete a ella de inmediato. El infierno personal se transmuta, nuevamente, en el reino de los cielos cuando no hay rivalidad ni comparación frente al prójimo. Vivir a favor de la unicidad -que nunca ha sido, ni será, lo mismo que el feroz enfrentamiento contra lo divisor- pacifica la mente y enternece el corazón, dando como resultado la claridad y el amor. Porque no arrastrarse, ni pugnar, por unas migajas de atención personal nos recuerda las alas de la plenitud que somos.

   Perdonar es fortaleza y alegría; el resentimiento, flaqueza y frustración.

   ¿Quieres ser de veras libre? No te inquietes; da igual cómo hayas respondido a esta pregunta, los conceptos son sólo cáscaras vacías que ocultan lo fundamental... Penetra en el meollo mismo de la consciencia... Indaga, en lo más hondo de tu mente, quién o qué contesta a la cuestión antes planteada. Persiste en esta honesta y firme autoindagación. Lo pecaminoso presupone condena más todos los santos saben que en última instancia sólo hay santidad. Simple: Perdónate y perdonarás cualquier presunción. Ve hasta el final de la idea de ti mismo y avanza un paso más... No te detengas con justificaciones, dudas o rabietas. Profundiza hasta la raíz misma del origen del pensamiento. Busca y encuentra a Dios en lo más interno de tu ser. Escucha la voz de tu alma y desenmascara al embozado ego que, sin humildad ni rubor, culpabiliza a los demás desde su propia sensación de culpabilidad, mancillando la pureza de lo esencial con sus burdas y deshonestas comparaciones llenas de victimismo. No ordeñes al resto del mundo por la sequedad que sientes y halla ese manantial de 'Agua de Vida' donde siempre ha estado... en tú entraña más recóndita. Ahonda... Encuentra en lo interior la infinitud del ser, al no dividirte apoyándote en las propias contradicciones que quieren seguir manteniendo sus antagónicos postulados para sobrevivir en ilusiones proyectadas hacia todo y sobre todos. Desembarázate del siempre embarazoso ego con resuelta acción contemplativa, con meditativa consciencia constante, con congruente mirada íntima... con la atenta escucha del corazón. Abandona el miedo de una vez por todas. Aparta audaz el influjo de los deseos de tu personal distracción, y atiende al presente inmediato con apertura de corazón y mente. Despierta del sueño del pecado; perdónalo por completo, al perdonarte sin titubeos... Volarás, sin ataduras, con las luminosas alas del amor, desde lo íntimo a lo infinito. ¡Sí, despierta! Y sé libre de las ideas que sostienes acerca de ti mismo y, por tanto, del mundo... retorna a lo puro, a lo inocente, a lo feliz, a lo santo, que te espera pacientemente en la indivisible comunión del espíritu, que es uno con Dios, porque siempre Él Es contigo.

KHAAM-EL



Desde lo más hondo del silencio de tu mente 
álzate con las alas de lo santo.
'No dos'... la Divina Unicidad
Es contigo
y con todos nosot@s.




martes, 30 de octubre de 2018

BREVES REFLEXIONES A CONSIDERAR (y 17)


           1.
   Todo lo que queda atrás, todo lo que sientes que te ha dejado, es que no lo necesitas... es para que seas libre, para que vueles sin ataduras allende las historias que te contabas en el tiempo por un tiempo.

           2.
    Confía en la esencial benignidad de la Providencia. No antepongas nada a la paz mental, a la dicha presente de ser. Déjate llevar como las hojas en otoño..., el viento del Espíritu sabe bien donde te lleva. Cualquier resistencia es dolorosa e inútil.... No temas; el ahora es eterno, el tiempo ilusión.

           3.
    Los deseos son fantasías revestidas de expectativa, meras cáscaras vacías que nada sustancial ofrecen. Vive feliz, consciente y ecuánime, y lo comprenderás.

           4.
  ¡Despierta! Todo lo que necesitas está en ti, en lo más hondo de tu consciencia consciente. Y lo sabes.  

           5.
    Permanece en la quietud interior aunque el mundo entero te zarandee... Ahí ya es aquí, ahora... siempre. No necesitas añadir futuribles ni rememorar pasados. Acércate hasta tu cercanía, sin recelo ni ansia, en paz..., hasta que cero sea reConocimiento de plenitud, de infinitud, de Vida.

           6.
    No hay que hacer nada en especial... no hay que dejar de hacer nada en especial... no hay tal cosa como lo especial... sólo SER. 

KHAAM-EL



Volver al Sí Mismo 
es reConocer que nunca dejamos de ser indivisos del Sí Mismo
magistralmente expuesto por Mooji.





EL EGO ES MISERIA Y EL ESPÍRITU PLENITUD - AUDIO

   El ego no es más que una opresiva sensación de pobreza y miseria existencial que quiere tener existencia propia y exclusiva, más en realidad sólo es ilusorio delirio y confusión, un separativo pensamiento de dolorosa agitación. Por lo tanto, únicamente, hay que despertar de este ensueño, o delirio personalista, para vivenciar de nuevo la plenitud del Espíritu. Y en la charla que acompaña a este escrito preliminar, utilizo las ideas expuestas en 'Un Curso de Milagros' para aclaramos la visión interior y poder ver más allá de las apariencias, en un liberador despertar a la Infinitud de la Divina Unicidad.

KHAAM-EL





Enlace directo del audio en IVOOX


lunes, 29 de octubre de 2018

EN LA MEDITACIÓN... LO QUE ES

  No busques afuera lo que has de vivir dentro. Antes de ir en pos de las cosas averigua, sin lugar a dudas, quién eres realmente. No des por supuesto nada o, tú mismo, te convertirás para ti mismo en una suposición. No vayas de acá para allá por la vida como un velero a la deriva de los volubles vientos y no sucumbas a tentadores deseos de prometedores mañanas. Mantén firme el timón del presente con presencia y conciencia. Es importante no quitarle importancia al poder que les confieres a las creencias sin antes haber comprobado si merecen tu confianza y tu crédito. No te adhieras a las ideas que quieren atraparte con engaños disimulados mediante lógicas de futuras dichas pero que, sin piedad, sacrifican tu presente tras un vistoso armazón de combinadas reglas de esotérica factura. Porque querer ver o adivinar el futuro, para acoplarlo al gusto del capricho, te nubla el presente y te deja ciego ante lo esencial. No hay tarot, ni runas, ni combinaciones estelares, ni dioses o entidades de las que conseguir favores por mediación de sortilegios, ni rayos coloreados, ni piedras o gemas, ni cálculos numerológicos, ni ningún tipo de superchería, que en verdad traigan bien a lo real. Semejante delirio megalómano nacido de la pequeñez sólo conlleva desgracia. Detén toda irreflexión y comprende que no es posible fabricarse un futuro particular a la medida; sencillamente, porque tú siempre eres en el presente. De la misma manera, hurgar en el pasado no arreglará el presente, porque lo que piensas de ambos es una distorsión comparativa entre dos ideas irreconciliables, puesto que lo que uno pensó (o incluso creyó pensar que otros pensaron) en el pasado respecto a lo que ahora en el presente piensa acerca de ello, se encuentran en ámbitos completamente antagónicos (lo que ya no es respecto a lo que ahora es) y no pueden, consecuentemente, siquiera llegar a rozarse; porque cuando se intenta traer al presente una supuesta solución surgida de remover el pasado, aquel ya es pasado en la mente comparativa.

   Tú nunca te experimentas después ni tampoco antes... si imaginas un futuro o rememoras con fruición el pasado vives en un sueño, y sus soluciones siempre te parecerán problemáticas. Deja de creer en supercherías nacidas de la ignorancia y medita de verdad... con constancia... con firmeza... con conciencia. Nada vas a adquirir mediante su práctica pero, eso sí, tus sueños de escasez habrán acabado, porque perder todo aquello que en sí mismo es nada te restituye la plenitud que imperturbable mora en la profunda certeza de no ser lo particular. No es lo que haces sino desde donde se realiza. Camina, por tanto, libre por la estrecha senda del ahora... su luz infinita alumbrará tu mente con tal fulgor que la inconmensurabilidad absorberá y desvanecerá, de súbito, el ínfimo anhelo de ser especial, de creerse un ego, de imaginar un mundo impermanente y todas las cíclicas acciones que te encadenaban a una rueda de placer/dolor, reposo/esfuerzo, salud/enfermedad, dicha/congoja, y un larguísimo etcétera de contradicciones que tiemblan de pánico ante la idea de la vejez y de la muerte.

   El miedo no es real simplemente porque necesita de los juicios y las comparaciones para aparentar consistencia, pero el presente siempre está libre de juicios y comparaciones... permanece presente en el presente, que es donde siempre estás realmente, y serás meditación... eternidad... paz y dicha... Amor... Verdad.

KHAAM-EL



Medita y sé libre ahora, aquí
de todas las ilusiones que el ego proyecta sobre el mundo.