sábado, 25 de enero de 2020

LA GENEROSIDAD DEL CORAZÓN NOS HACE INVULNERABLES A LOS ATAQUES DEL EGO - AUDIO

   A continuación de estas líneas publico el audio de una charla en la que apoyándome en la lección nº 26 de 'Un Curso de Milagros' ("Mis pensamientos de ataque atacan mi invulnerabilidad"), ahondo en cómo cuando somos desprendidos y generosos de corazón encontramos un ámbito interior de plenitud que abraza lo exterior, y que, al sustituir los pensamientos del ego por los del Amor, ahora bendecimos en vez de maldecir, repartimos alegría en medio de la desdicha, traemos paz de espíritu a cualquier conflicto, despertamos de ilusiones y oscuridades, pasamos de querer obtener o retener a dar y compartir..., renaciendo así de la aparente muerte a la vida eterna, del mundo al Cielo, de lo personal a lo universal, de lo mezquino a lo santo, de la miseria a la gloria, del sufrimiento a la inacabable bienaventuranza en el corazón de Dios.

KHAAM-EL






Enlace directo del audio en IVOOX




viernes, 24 de enero de 2020

SUBLIME TRASCENDENCIA EN LO ORDINARIO

   Ve más allá del ansia de lo extraordinario aceptando feliz el transcurso de lo ordinario y vivenciarás la sublime trascendencia de lo personal, el fin de lo vano, aparente y superficial; la gloria de lo sencillo, la luz de Ser, el contento de Amar, la plenitud de la Verdad. No ansíes, pues, la vida de otros y estarás libre del nefasto influjo de los deseos y sus volátiles sueños. Acepta y despierta a la bendita evidencia de lo simple, que es infinitamente más valioso que cualquier sofisticada complicación egoica. Regocíjate de ser lo que eres ahora, sin pasados ni futuros que enjuiciar. No te compares ni imites. Sé auténtico y no te acicales con ideas copiadas buscando un aprobado en un supuesto examen vital. No te agobies yendo en pos de mundanas riquezas o éxitos. Reflexiona tu particular ímpetu. Medita acerca de lo esencial y libérate de lo superficial. Quédate en lo permanente -simple- y trascenderás el hechizo de lo impermanente. Distiéndete en la alegría de ser ahora puro ser y no meras opiniones. Adéntrate en la honestidad de lo sencillo, en la confianza de la inocencia, en el contento de lo humildemente compartido sin expectativas ni preferencias, en la paz de lo no competitivo, en el amor presente libre de resentimientos pasados o de temores futuros... sencillamente, sé feliz en la felicidad de no atender al miedo, y la sublime trascendencia de lo ordinario será consciencia plena, natural y evidente, aun en medio de lo complicado, divisor e ilusorio.

   En verdad, es Sencillo: camina ligero de conceptos y volarás hasta lo sublime. No vivas, por tanto, de prestado y sé un pionero en tu propia alma. Sé consciente de como te relacionas con la idea misma de relación... ¿La deseas y la temes por igual? ¿Hay más deseo que temor, o viceversa?... Indaga y comprende, puesto que de ello depende tu experiencia vital; así como te ves, lo contemplas todo... si te muestras ambivalente con el mundo, extrovertido o introvertido con tus semejantes es resultado de la propia indecisión profunda, o del acusado ansia de externalizarse por miedo al aislamiento, o, al contrario, si el ansia es por el aislamiento proviene de un convulso anhelo de recogimiento por desconfianza sobre aquello considerado como ajeno a la personal órbita de seguridad. No vivas de creencias, opiniones o supuestos. No te adhieras o desprecies lo expuesto en este escrito a la ligera. Ahonda en la consciencia que asimila estas palabras que apuntan a ideas íntimas que incomodan rutinarios pensamientos adquiridos tomados como propios. Suelta lo que no es inmediato e inherente a ser aquí y ahora en paz; suéltalo, si gustas, libremente... nadie puede descondicionarte, salvo tú mismo. El mundo sencillamente facilita ver los propios pensamientos en un momento dado; no quieras cambiarlo sin antes haberte cambiado tú, o te repetirá los mismos errores que querías erradicar. Es adentro; no afuera, donde sucede primero el milagro que terminará para siempre con  ese dolor que proyectabas en el exterior. Ahora, aquí, la sublime trascendencia en lo ordinario, el esplendente fulgor de lo cotidiano mostrando una inigualable hermosura inconcebible desde los interesados parámetros del insaciable ego. Descansa de toda agitación mental y comprenderás... Fluye en el deshacimiento de esos constructos mentales que querían limitarte y condicionarte limitándolo todo a unas categorías y juicios hechos a la medida de lo personal. Sé un investigador de la propia investigación, contemplando ecuánime la consciencia consciente de ser consciencia... desvanecer ilusiones únicamente trae, de nuevo, la consciencia de lo real. Trasciende lo trascendible y lo trascendente será natural y evidente en lo cotidiano. No temas, como dice 'Un Curso de Milagros', los milagros son naturales. Abandona el antinatural pensamiento egoico y retorna a la eternidad del espíritu que te desprende, dulcemente, del pesado lastre de la identificación con el cuerpo y sus ansias de extraordinarios sucesos que nada genuino y pleno ofrecen finalmente. Así que, amig@, abre tu mente y tu corazón. Vive la vida sin miedo, congruente y honestamente, ahora, aquí, en plenitud... y el Amor inevitablemente te encontrará en lo interior para transportarte hasta la infinitud del Ser, del que nunca has sido -ni tampoco lo ha sido nadie- algo aparte. Trascendencia es unicidad indisoluble, eterna comunión viviente. Bendiciones. Sonríe... el Amor es incondicionalmente infinito, o no es Amor; y sólo todo es, en esencia, ese Amor Infinito que ya en lo ordinario es lo que sublimemente lo trasciende todo vano afán.

KHAAM-EL



Trasciende el miedo, la avidez y los recelos
-tanto en lo cotidiano como en lo inesperado-
confiando en el natural acontecer de la vida.
Abre tu mente y tu corazón, ábrelos sin demora, 
aunque sientas que el mundo se te cae a pedazos,
así el Amor será nuevamente natural y evidente.
Permite que el milagro del Amor,
en su infinita y sublime trascendencia, 
te contente para siempre ahora en lo ordinario. 




jueves, 23 de enero de 2020

BREVES REFLEXIONES A CONSIDERAR (y 35)


           1.
   Comprender de veras que el miedo se aposenta sobre ilusiones derrumba para siempre sus nefastas consecuencias (amargura, ira, vergüenza, tristeza...) en un instante de bendita lucidez que nos devuelve a la consciencia de plenitud, a la realidad eterna del Amor.

           2.
   Medita. Ahonda. Atiende. Sin calma y atención nunca se descubre el escondite de un tesoro.

           3.
   Aunque a veces la plenitud parece imposible, ella siempre Es. Así que aumenta tu confianza, acrecienta tu fe, alienta tu esperanza, toma consciencia del presente sin los lastres del juicio, puesto que todo está en tus manos y en si decides compartir lo que nos bendice, une e ilumina.


            4.
   Deja de rememorar pasados que añoras o te duelen. Olvídate de expectativas o temores futuros. Alégrate de ser y no te aflijas por lo cambiante. No hay retorno a las angustias o goces del pasado, pero sí esperanza presente de plenitud... Aquí y ahora el Amor te espera siempre.

           5.
   Míralo todo como el que lo ve por primera vez y al mismo tiempo disfrútalo -o súfrelo- como si fuera la última, y, sin esfuerzo, vivirás agradecido y feliz en el presente.

          6.
   La Luz de la Verdad es un misterio para el intelecto pero no para el Alma. Por tanto, abandona todo personal intento de descifrarlo y sabrás -felizmente- que siempre estuvo descifrado. La sabiduría comprende que todo el universo nos pertenece; mas no se le debe forzar, sólo hay que amarlo, y ese Amor -inseparable- concede sin reparos todos sus tesoros.

KHAAM-EL



Lo que en verdad somos no es objeto de conocimiento,
no es una variabilidad de pensamientos, percepciones o sentires,
no es algo frente al resto ni un aspecto temporal,
es presencia siempre presente, 
consciencia pura que abarca toda variación perceptiva,
que trasciende todo objeto de conocimiento,
que no es separado de nada ni afectado por el pendular del tiempo.




miércoles, 22 de enero de 2020

CONSCIENCIA CLARA: TEMOR DISUELTO

   Se disuelve lo que nos angustia afrontándolo con ecuánime mirada, con resuelta actitud no confrontativa, con comprensiva y desculpabilizadora disposición. Jamás intentes abandonar el temor desde el temor o te atemorizará aún más si cabe. Comprende que el miedo sólo trae el dolor de esclavizarse a sus dictados, y que su furor es tan antiguo como la humanidad a la que pretende subyugar. ¡Despierta! No sigas inconsciente, ni vayas por inercia en penumbras. Véncelo hasta su total desaparición sencillamente no dándole ningún significado. Es ahora, sí, con consciencia presente... despierta a la claridad y renacerás en el Espíritu. Lo milagroso está esperando tu decisión total en favor de la purificación de tu mente, para liberarte de todas esas inmundas ideas de egoica raíz que sólo germinan impermanencias. Lo caduco ha de ser desechado en favor de lo eterno para que lo nuevo ocurra en consciencia. Se han de derrumbar todas las viejas ideas personales para que pueda construirse una renovada vida en el espíritu. Nada del antiguo modo de relacionarse debe conservarse para que la relación santa se extienda a todas las relaciones, sin mirar a quien -ni a favor ni en contra-. Comparar es agredir, y separar es sentirse morir. Nunca es personal la Verdad. Nadie puede ganarse el Cielo comprándolo, lloriqueando ni asaltándolo. Pretender de manera particular lo universal es incongruente e inútil en su exclusivo afán de descollar sobré el común, pues querer una y otra vez poner guinda tras guinda en un convulso querer sobresalir que entierra el pastel original bajo una pléyade de guindas que lo ocultan hasta perderlo de vista e impedir su degustación; y eso, sin duda, es grotescamente absurdo, inconveniente e ineficaz. El dulce sabor de lo eterno no necesita de guindas ni colofones, ya es perfecto en la realidad indisoluble de lo esencial y pleno. Así que, atiende a lo sustancial y comprende: querer ser vistos es no ver, querer justificarse es mentir, querer reconocimiento es minusvalorar y querer sólo para un yo en especial es olvidar Ser. 

   Con consciencia presente medita hasta que brille sólo la Consciencia clara... esa honda comprensión que, viendo allende lo superficial y efímero, reconoce al prójimo impecable en lo más sagrado del alma. El error que pareces cometer cuando te identificas con el ego, es tan sólo una cuestión de identificación con lo que no tiene significado, o, lo que es lo mismo, la identificación con ese mismo ego que pretende tener consistencia. Disuelve el apego con que te agarras a lo transitorio. Aclara el presente no divagando acerca de los impermanentes asuntos del tiempo. No aumentes el sinsentido contemporizando con ilusiones. Dales total resolución desde la acción desprovista de interés personal. Sé claro, diáfano y rotundo. No tengas miedo. El mundo percibido no existe tal y como lo egoico piensa. Ser espejos de imperfecciones que solventar es un delirante espejismo de defensa y ataque, de orgullo y desidia. El espejo que refleja Amor se hace uno con él, al saberse en él... sé pues reflejo de Amor, total resolución, y no sesgada opinión que, en vez de compartir impecabilidad, sigue viendo personales diferencias con las que comparar y prejuzgar. Todos somos en Dios, luego lo personal es un estorbo para el Amor. Los espejos que reflejan la transparencia infinita no dan significado a cuerpos transitorios, ni a sucesos vanos de falsa humildad soñando con ser alguien, y se funden jubilosamente en esa perfecta transparencia de luminosa unicidad bienaventurada que es Dios. Nadie te amenaza excepto tu propio miedo (sabe: el miedo es lo personal y el Amor lo impersonal). Aquieta tu agitación interior, deja de justificarla con un afuera a la medida de tus juicios, y fluye, con confianza, en el presente desprovisto de todas esas expectativas personales cargadas de temor y deseo. Conquista el miedo rindiendo el ego y sus razones. La claridad mostrará ahora la senda seguir. Sin duda, al fin, conoces que nada puede fallar para consumar ese inevitable encuentro interior con la infinitud del Ser. Así de sencilla es la total resolución, la consciencia clara que todo temor ya ha disuelto: no procurar ser alguien especial te procura de inmediato Ser de verdad, eternamente, en comunión. Siendo nada... todo. Siendo lo que Es (y no puedes dejar de Ser): lo indestructible, la Divina Unicidad.
KHAAM-EL



No secundes el temor intentando no temer 
y disipa sus tinieblas con la Consciencia Clara
que nos revela la vida plena del Espíritu.




martes, 21 de enero de 2020

EN LA LUZ DEL AMOR SOMOS PURO SER - AUDIO

  Bajo este escrito publico el audio de una charla en la que ahondo en cómo el mundo vive apesadumbrado por las tinieblas que el ego dice le harán brillar, en una suerte de contradictorios posicionamientos que en lugar de traer paz y dicha conllevan precisamente lo contrario. Dividiendo y exacerbando con imaginarias diferencias entre prójimos, supuestamente irreconciliables, que en un futuro podrán eliminarse con la derrota del contrario y que tan sólo perpetúan este doloroso  y absurdo conflicto sine die. Mientras que, en la consciencia presente, en la paz de espíritu, vivenciamos lo esencial, aquello que somos todo el tiempo en el tiempo, y nos recuerda lo intemporal: el Amor. Ese luminoso conocer la Verdad (la Divina Unicidad), que trasciende felizmente cualquier transitoria diferencia en la luz inacabable del Amor... Bendiciéndonos, eternizándonos, plenificándos cual uno solo... Puro Ser.

KHAAM-EL






Enlace directo del audio en IVOOX




lunes, 20 de enero de 2020

... UNICIDAD ...

   Sin necesidad de afanarse con incontables esfuerzos personales para obtener lo pleno, la plenitud se revela en la quietud de la mente, en la no protección del corazón; viendo con consciencia presente, más allá de cualquier diferencia, la inefabilidad y gloria que nos trasciende. Lo caduco evidentemente caduca; pero toda caducidad sucede en el ámbito de lo inagotable. Ahonda. Medita. Realmente jamás ha dejado de ser sencillo, simple, liberador y lleno de gracia: antes de cualquier antes y después de todo después, ahora y siempre, el Amor es igual a Dios y Dios es igual al Amor, nada hay separado de ello; y ésto es Verdad, ésto es la indestructible bendición universal en la multiplicidad de lo percibido, la feliz claridad de lo que se sabe unido dentro de la diversidad de la creación... Divina Unicidad... paz profunda... dicha de ser Ser... eterna vida... santidad esencial... comunión sagrada... fraternidad espiritual... 

KHAAM-EL



La gloria, unicidad e inefabilidad divina
que nos trasciende y libera
ya es en nosotr@s...
en la quietud de la mente,
en la no protección del corazón,
en la comunión de espíritu.



domingo, 19 de enero de 2020

AMAR: CONSCIENCIA EN COMUNIÓN

   Ahogarse dentro de una piscina vacía no es posible, luego carecen de significado las supuestas consecuencias de tal ahogamiento; de igual manera, sufrir en una identidad ficticia (el ego) es imposible, al carecer de significado poder llegar a ser aquello que únicamente aparenta serlo. Por eso, no te apegues por las historias que el ego proyecta en el tiempo; él y su desalentador sufrimiento es una ilusión, una apariencia tan sólo, jamás una realidad. Bendice, pues, tu vida y la vida de tu prójimo. No te pelees por las cosas del mundo, son pasajeras y no dan nada realmente valioso; puesto que, la felicidad nunca estará en ellas, ni por supuesto tampoco el Amor. La felicidad está en lo simple y puro, en Amar de corazón y compartir, y sonreír, y estar presente con plena presencia, y no tener miedo ni rencor. Sí, amig@, bendice sin medida, con alegría, regala bendiciones todos los días, con sus tardes y sus noches incluidas... sé pródigo en darte de todo corazón, sin temor a los desengaños ni a que lo rompan por el desamor. Desápegate del apego, incluso del apego a no apegarte. Estate presente, en paz, libre de resentimientos y de expectativas. Acepta el instante y sigue su flujo. No te avergüences jamás de ti mismo ni de nadie, no huyas del Amor; pues aunque no te veas correspondido por un mundo feroz de puro miedo, tu alma, la mía y la de nuestro prójimo están bienaventuradamente unidas en la Luz Una de la Consciencia, en el Santo Espíritu de Dios, en el Tao, o como se quiera nombrar lo Inombrable; es decir, más allá de las apariencias, de los arrebatos y de las evoluciones del tiempo. 

   Que la separatividad de los juicios egoicos quede anulada por la unicidad del perdón que el alma libre y en paz ofrece. No dejes que nada te ate, ni lo blanco ni lo negro, ni ésto ni su contrario, ni lo conveniente ni lo inconveniente, ni lo creíble ni lo increíble; ve más allá de lo conceptual o emotivo; sí, ve un poco más allá de un poco más allá de lo que crees o dejas de creer... avanza en tu mente para hermanarte con la vida, para hacer las paces contigo y con todos... para ser ahora, en comunión; el Amor es lo único que en verdad existe, y está en esencia, plenitud y pureza, impregnando y significando sutilmente todo el sin significado que ves, percibes o presientes... Avanza en consciencia, con paciencia y constancia, parando la rutina de la inconsciencia que los resortes personales llaman propia identidad... no permitas que nada ni nadie, incluida la propia identidad, te limite incluso con alabanzas. Simplifica. Comprende que no limitando a nada ni a nadie desactivas también la escondida trampa de las adulaciones. Relaciónate de igual a igual, de ser a ser, de bendito Hijo de Dios a bendito Hijo de Dios, de mente iluminada a mente iluminada; pasa por encima de lo tenebroso -en la luz lo tétrico carece de significado- y reencuéntrate con la paz de espíritu. En paz, libre de la agitación mental, das un cambio total en tu manera de pensar y actuar, para volver a Amar. Simple, nunca enfrentes a nadie contra otros por querer mantener unas razones personales. Suelta de corazón todo lo que quiera escindir lo esencial... Dejar atrás sin rencor lo que niega el Amor es Amar. Abandonar lo divisor es integrar. No temas. La no dualidad es Todo Lo Que Es y nada que pueda dejar de ser en esencia, nada hay que no sea en Lo Absoluto el Absoluto Mismo (aunque aparente lo contrario), extendiéndose infinitamente en la Perfecta Unicidad de Sí y para Sí: 'No dos', Tao, Ser, Luz, Vida Eterna, Inefabilidad, Dios, Nirvana, Cielo... Ser Santo Siendo Siempre Santo Ser en la comunión de Consciencia Pura que Siempre ES... Amor presente, Amor eterno.

   Se acaba el sueño cuando decides lo real por encima de lo aparente, lo eterno antes que lo temporal, lo sagrado en vez de lo egoico. No te agarres a lo que se desvanece y entenebrece, y despierta, felizmente, a la Luz Intemporal que el Amor extiende. No sigas soñando por más tiempo la oscura pesadilla de la identificación con lo transitorio y frágil; no sufras más hermano/a mío/a en la salvación. Despertar a la Verdad y la Vida, no es tanto producto de una evolución de las formas como de una profunda e íntima Revolución de la Consciencia que da un giro de 180 grados a la manera de pensar mundana, yendo de lo egoico a lo Espiritual, de lo ilusorio a lo Real, de lo contradictorio a lo Pleno, de las dudas y la angustia a la certeza de la Verdad, de lo equivocado a lo Correcto, del querer tener o retener al Compartir de Corazón, de lo conflictivo a la Paz, del resentimiento al Perdón, del deseo y la desesperación a la Aceptación y la Esperanza, de lo débil y enfermizo a la Fortaleza de lo Íntegro, del horror y la pesadumbre a la Alegría, de la disgregación a lo Indiviso, de lo frustrante del tiempo a la Bendición Infinita de lo Intemporal, del miedo a la muerte al Amor y la Vida, de lo que es nada pareciendo todo a lo que es todo en la Humilde comunión que no aspira a sobresalir.

    Cierra los ojos del ego y abre los ojos del alma; milagrosamente todo encajará sin esfuerzo, te regocijarás junto con tu prójimo, te entregarás a comulgar con lo esencial, con la pureza del Alma que en lo más hondo de tod@s brilla libre y en paz (por muy oculta que parezca estar tras las malicias de un ego que aparentó existir pero que nunca pudo realmente ser nada ni nadie en especial). Sí, el Amor está en cada uno de nosotros, y en todo, desbordante y por igual, trascendiendo todo límite y aspecto; dotando a la consciencia de Perfecta Consciencia al mostrar que nunca hay auténtico saber en lo personal, sino que éste se encuentra en lo universal e indiviso. Regocíjate, pues, con confianza; ahora ya conoces que el miedo es muerte y la Verdad Vida, y que sólo la Verdad que nos hace libres existe, por lo que únicamente la santidad es posible, disipando todos los recelos y dudas... feliz aquí y ahora, sencillamente, ríes... escuchando al Amor en lo más hondo del corazón, en lo más puro de tu ser; compartiendo esa íntima e incomparable alegría; extendiendo su esperanzado mensaje de salvación... sintiendo, cantando, danzando, comulgando, fluyendo en Todo Lo Que Es... en esa Consciencia en comunión en la que has recordado quién realmente eres y quién realmente es tu prójimo: una indivisible unicidad de eterna vida en plenitud. No te hagas el remolón o el distraído, aparentando estar atento a cosas que no merecen realmente la atención, abandona las ilusiones y únete a la Revolución de la Consciencia, dando testimonio de la Verdad y el Amor, dando completamente tu ser por responsabilidad y fe... todo se ha consumado en ti, para que finalmente se consume en Plenitud a tod@s y en tod@s... ¡Bendiciones! Todo te irá bien... sí, todo nos irá bien... es inevitable... es perfecto... es sublime... es sólo todo Amor... ¿puedes, al fin, sentirlo? Si es así, tan sólo decir: Gracias. 

KHAAM-EL



Letra de la canción 'Revival' de Allman Brothers Band

¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis oírlo? El amor está en el aire. 
Estamos en una revolución. No sabes que estamos en lo correcto. 
Todo el mundo está cantando. ¡Sí! No habrá nadie para luchar. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
El amor está en todas partes. 
El amor está en todas partes. 
El amor está en todas partes. 
El amor está en todas partes. 
El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 

¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes. 
¿Gente podéis sentirlo? El amor está en todas partes.




sábado, 18 de enero de 2020

INFINITO CLAROR


El futuro siempre se hace pasado
y lo percibido se difumina en olvido.
Sólo el instante santo e inefable perdura,
ese tesoro de tesoros
que en la perfecta brillante quietud del corazón
en paz nos bendice.
El sosiego del alma es la más preciada y resplandeciente joya
que pudiera jamás hallarse.
¡Luz inextinguible!

No desesperes y contempla lo que perdura por siempre.
No es afuera.
Estate atento y... mira.
No le des importancia a lo impermanente.
Deja transcurrir lo cambiante con consciencia...
lluvias y rasos; tardes, noches y días; horas, minutos o segundos...
Es adentro, sí,
¡Nunca afuera!

No desperdicies la dicha de vivir juntos en lo interior
por querer atrapar lo exterior.
Juntos es indistintos y plenos,
felices y libres,
eternos e inmediatos,
como una bellísima melodía de armoniosas notas
en comunión.

El oscuro impenetrable de la carne
es penetrado por el Espíritu...
por Su infinito claror.
Reposo Activo...
Aplacada sed, saciado hambre.
Júbilo irrefrenable en el ámbito total
tras el definitivo abandono de la paradoja sufriente.
Grito acariciado por el silencio
que le devuelve la palabra de vida...
¡Amor!











Miedo asustado de sí
desapareciendo para no volver nunca...
La densidad ya no aplasta
ni sus colores y formas despistan del centro sin orillas.
El tiempo ya no entretiene ni aburre;
tras su instantánea detención, deviene en eternidad...
¡Gloria bendita!

Albos los perfiles anuncian transparencias
en ese fondo que los trasciende e infinita.
El espacio se desborda
diluyendo fronteras cognitivas de errática definición.
Luz sin sol ni estrellas, noche imposible.
El llanto se llora y vuelve la risa inocente del alma.
La lucha de los opuestos se opone a sí misma
pacificando acaso imaginarias batallas.
La pérdida pierde su significado
retornado al cabo la abundancia de lo pleno.
Mueren las muertes para vivir como antes de nacer...
¡Despertar gozoso!

De súbito,
libre la consciencia de su pretendida inconsciencia
ve su sueño disiparse sin efectos ni consecuencias.
¡Bendiciones!
¡Todo Bendiciones!
¡Sólo Bendiciones!
Y, ahora...,
siempre,
juntos adentro.
Aquí...,
al fin
en total calma,
el infinito claror.


KHAAM-EL




En el ego y su separatividad no hay claridad.
En unicidad... Infinito claror




viernes, 17 de enero de 2020

LO MUNDANO NO PUEDE OCULTAR LO ESENCIAL

   Recordando la pureza del corazón recuerdas lo crucial para ser feliz en la relación que te une con la vida en su totalidad... Fundir pasado y futuro en un presente lleno de Amor es la única acción que tiene verdadero sentido. Lo invisible se hace conocido, haciendo que lo meramente visible pierda su anodina fascinación y poder así contemplar lo intemporal más allá de su cambiante cáscara. Es en este presente verídico, completo, jubiloso y en paz, donde la desesperación y la muerte no tienen cabida, porque todo lo compartido está presente en la perenne y sutil música que reverbera hermosa, sentida, cálida, agradecida, armoniosa y repleta de coloridos matices, que inundan el espacio todo con las dulces e ingrávidas notas de lo santo, vivificante e íntegro; inolvidablemente emitidas desde lo más hondo y sagrado de ese alma limpia, libre de cualquier identificación con el cuerpo y sus transitoriedades, que nada sabe de distancias o separaciones, porque lo que fue uno sigue siéndolo felizmente por siempre, aquí, ahora, radiante, bendiciéndolo todo con la infinita cohesión del espíritu indiviso. Pues lo evidente, cuando hay Visión, es que no hay espacio/tiempo que pueda amargar, o resquebrajar, la irrefrenable alegría de Amar que nos conduce a la plenitud.

   Lo mundano, banal e insustancial no puede ocultar realmente lo esencial. Así que, no atendiendo a lo olvidable se recuerda lo que está más allá de cualquier egoico recuerdo; y tras recordar lo inolvidable, olvidas lo insustancial y el mundo es visto, al fin, de una manera completamente diferente, sin temor, con confianza, hermanado con lo sustancial, con la bondad inherente a todo, palpitante y llena de Dios en su núcleo ilimitado, alumbrando una renovada forma de relacionarse en comunión, que despierta al despistado (creerse un ego) de su agridulce sueño de los sentidos perceptivos que, por perseguir particular éxito, va acumulando recelos, cábalas y resentimientos, que acaban irremediablemente, de una manera u otra, en clamorosos fracasos de auténtica pesadilla. Abandona, sin más retardo, definitivamente las pesadillas y deja, pues, que acabe lo acabable permaneciendo en lo inacabable. Confía. Permítete permitir. No hagas nada de forma especial. Confía. míralo todo con ojos generosos y humildes. La virtud se encuentra en no ser pretencioso. No acumules datos que sólo distraen de lo esencial. Simplifica... Recordando lo que nos une, lo que nos separa se desvanece... quedando sólo todo lo sustancial: el Amor... la Verdad... Dios.

   Ahora, aquí, siempre, en medio de las formas y las palabras -pero sin necesidad de ellas-... todo es dicho al instante como una música y luz celestial que brota bienaventurada con total libertad desde lo más hondo y sagrado del alma, recordándonos, más allá de las memorias personales, lo inmemorial, lo esencial, lo eterno, refulgiendo a la luz del presente consciente... Todo y tod@s l@s que has amado, amas o amarás, junto a todo y tod@s l@s que no imaginas aun amar, compartimos una misma melodía eterna de santidad... siendo uno en Dios, perfecto 'No dos', como antes de cualquier antes, deshaciendo todo después en un instante libre de la atadura de las formas, de la lejanía del espacio y de las fugacidades del tiempo... ¡Oh, cuánto Amor! La oscuridad del ego jamás pudo con el divino esplendor que nos alza por encima de lo corruptible y mísero. Tan sólo queda bendecir y unirnos en un feliz ¡Aleluya! Agradecido e inacabable... glorioso y en comunión.

KHAAM-EL



Recuerda lo que acabas de leer hace un momento, 
lo que acabas de escuchar en tu mente,
pero únicamente saborea su esencia...
soltando las palabras, 
desechando los conceptos 
y quédate con lo crucial. 
Deja que acabe lo acabable 
y permanece en lo inacabable. 
Recordando lo que nos une 
lo que nos separa se desvanece... 
permaneciendo sólo todo lo sustancial:
el Amor...
Sin necesidad de palabras todo es dicho ahora mismo, 
aquí mismo,
como una música celestial 
que brota bienaventurada con total libertad.




jueves, 16 de enero de 2020

LO DESPIERTO TRASCIENDE LOS YOES SEPARADOS - AUDIO

   Junto a estas líneas edito el audio de una charla en la que muestro cómo cuando un yo aparte considera que sabe que es lo despierto, consciente y preclaro, sigue siendo el barruntar de lo dormido, ilusorio y oscuro. Puesto que, lo despierto es consciente -con inmediata nitidez- de la plenitud indivisa de ser, de esa consciencia consciente que trasciende la separación perceptiva del mundo en una paz y dicha que no precisa de seguidores o discípulos a los que enseñarles cómo alcanzar supuestos futuros personales con los que mejorar una efímera y vana condición egoica; tan sólo, transmitir en este mundo, aparentemente separado y separativo, el recuerdo de la naturaleza inmortal que en esencia tod@s somos y que se extiende ilimitadamente en comunión de Amor y Vida, en unicidad de Bienaventuranza y Luz, en gloria de Espíritu e Inefabilidad.

KHAAM-EL






Enlace directo del audio en IVOOX



miércoles, 15 de enero de 2020

EN VERDAD ES SENCILLO DESPERTAR A LA VERDAD

   Por densa que sea la oscuridad de la noche finalmente el alba llega con su luz. No te preocupes por tu preocupación ni te entristezcas por tus tristezas. Confía, éstas desaparecerán por completo en el ineludible alborear de la luz de la Verdad. Nada en especial has de hacer; sencillamente, espera con esperanza presente la llegada de lo inevitable, el final del sueño, la dicha de ser, la vida que no sabe de muertes, la plenitud el Amor. Ahora, por desesperante que parezca su su configuración perceptiva, ya contiene el desenlace feliz de lo santo e intemporal. ¡Despierta! Nunca ha habido nada realmente complicado si sabes ver más allá de las apariencias. Sí, despertar es sin particular esfuerzo. Los esfuerzos con los que se afanan los personajes de un sueño no afectan a la realidad esencial del soñador de esos personales. Ahonda en lo mollar y no tomes en serio tu propia transitoriedad nacimiento-crecimiento-cenit-declive-muerte como si fuera la realidad, contempla su discurrir como la gran patraña que es desde la consciencia consciente de lo concienciado. Sé más bien serio en atender a la atención misma y no te distraigas con dolorosos placeres que siempre dejan insatisfecho en su incongruente disipación. Ahonda, sí, en el cogollo del pensamiento. Medita. Conoce-te hasta que sólo haya conocer. Buscar lo que no se ha perdido sólo encuentra ilusiones. Tú siempre eres y lo que se dispersa y disuelve, no es. Una idea para ser, en su pureza original, no depende de las palabras, sencillamente las usa para expresarse; en cambio, sí son las palabras las que precisan del mensaje para existir. No confundas continente con contenido, objeto con sujeto, cuerpo con espíritu o superficie con esencia. Reitero, medita y profundiza en la conciencia. Aparecer para desaparecer únicamente conlleva sufrimiento merced a la perceptiva identificación con lo efímero. Un actor nunca es realmente su personaje, por bien que aquel actúe, éste, no deja de ser una farsa. Lo que empieza acaba, el espacio en el que sucede la acción permanece... ser consciente de ser consciente es ese espacio ilimitado, la transparencia infinita dónde suceden las cosas, pura vida inmaculada, eterna, gozosa, plena e inefable. Dios no conoce opuesto... Sus creaciones son extensiones de Su Misma Naturaleza... inseparables de Ella... plenas en Ella.

   Avanza en consciencia reposando la agitación que te tentaba a hacer de forma personal y que te detenía en lo banal y aparente. ¡Espabila! No te retrases dándole vueltas y vueltas a imaginarios papeles de caduco transcurrir. El despertar de la consciencia es tan simple y sencillo como cuando un comediante se limpia el maquillaje que cubre su rostro y se desprende de los ropajes que lo disfrazaban como el protagonista de una pieza teatral, olvida su papel y recuerda, sin esfuerzo, quien es ciertamente. ¡Despierta! Tu Identidad verdadera es Hijo de Dios, Consciencia Consciente de la Infinitud de la Consciencia; no te eclipses con egoicas inconsciencias. Sencillamente, deja que brille sin límite la claridad que eres... pura luz en Su Luz, inmensa felicidad en Su Felicidad, profunda paz en Su Paz, bienaventurada bendición en Su Bendición, inseparable amor en Su Amor,  eterna vida en Su Vida... ¡Despierta, sí! No te tomes al tiempo y sus circunstancias como tu hogar, y recordarás que siempre has estado seguro y jubiloso en tu Hogar Santo... Mira tu mirar con limpia mirada y descubre en lo profundo de tu consciencia la Idea pura que te infinita..., déjaLa que se expresa en tu vivir, en tu compartir, en todas tus relaciones sin excepción, y éste vivir será un mensaje de plenitud al servicio de la esencialidad del Amor, al servicio de la Divina Unicidad, en beneficio de lo esencial, sagrado y lleno de Dios. Porque en verdad la Verdad, sencillamente, no tiene opuesto. Y, aleluya, en eso radica su eterna inefabilidad.

KHAAM-EL



¡Despierta!
No te demores peleando con oscuridades
y, sencillamente, disípalas ahora, aquí... 
profundiza con consciencia en la consciencia.
Cuando pones primero la gloria de la Luz y la Verdad
antes que cualquier aparente opción
 sientes, sencillamente, la Luz en tu interior 
expandiéndose, ilimitándose,
despertándote del mortal sueño del ego,
resucitándote de las tinieblas del sufrimiento y de la muerte...
del AMOR venimos y a Él regresamos.




martes, 14 de enero de 2020

'YO SOY' ES AMOR PLENO E INFINITO

   Abandona el apego a lo exclusivo, vano y egoístamente placentero. Ve más allá de una voluntad parcial que, en su cortedad de miras, confunde la luz con la penumbra, la dicha con la efímera euforia, la seguridad con proteger un cuerpo caduco y la sabiduría en acumular datos que serán finalmente obsoletos y olvidados; encuentra en lo profundo del alma, en el silencio de la mente discursiva, tu voluntad sagrada que es indivisa de la Voluntad Divina y que, por tanto, ve allende lo aparente y sé feliz -en eterna comunión viviente- al conocer la plenitud del Espíritu. Sí, despídete para siempre del ego y sus falacias y halla el Amor Pleno que nos alienta, guía y nutre desde lo Inefable hasta lo más hondo de Ser... Cielo y Tierra unidos en Bendición. Confía. Entrégale, día a día, tu vida a Dios con convicción: -¡Oh, Dios! Hágase en mí hoy, mañana y siempre, según Tu Palabra. Ilumina mi mente, abre mi corazón al prójimo y dame fortaleza para hacer lo que debo. Sí, quiero aquietarme de veras, sosegarme por completo, escucharTe, y saber que YO SOY es Dios en mí, en todos, en todo. 

   Practica lo antedicho, pero pratícalo con constancia, y, como señala 'Un Curso de Milagros', cada vez las palabras serán menos necesarias en tu vida; porque, las palabras del mundo, tan sólo son conceptos, rudimentarios símbolos superficiales de algo muchísimo más profundo y esencial; no las confundas, pues, con lo importante. Nunca es lo literal, siempre es lo esencial. La Palabra de Dios no es vana y cambiante como las humanas. Ve en la dirección interior y silenciosa para que se llene de quietud. Tú mente, si practicas la confianza total en Dios, se está simplificando, al dejar de confundir al cuerpo como una salida a tu angustia y verlo como un simple muro símbolo de la separación, que, ahora, puede reutilizarse como medio de expresión universal. Con la práctica sincera, ya no te encandilas con la urdimbre de las palabras y ahondas en el trasfondo que las sustancia, comprobando que la vida es inmediata y no discursiva, y que las situaciones incómodas o agradables, en sí, no son problemáticas o deseables sino se toman de forma personal. El miedo y sus limitaciones va debilitándose por la fe viva de la confianza en Dios hasta desaparecer... y, de súbito, una esplendorosa llenura vacía de conceptos sustancia el alma colmándola de Perfecto Amor. Por fin, recuerdas la única respuesta a todas las cuestiones que pudieras plantearte, la solución incontrovertible, la puerta siempre abierta de salida... aquietarte y saber, por experiencia viva, que YO SOY la unicidad, esa inefable plenitud que es no dos en Mí e, inevitablemente, en ti, en todos, en todo. Practicar y Hacer lo antedicho de todo corazón es elegir de nuevo; esta vez, en favor de la Verdad y la Vida Eterna. Recuerda bien que al ser YO SOY Dios en ti, en todos, en todo, no hay sufrimiento, deterioro ni muerte reales; pues, el Hijo de Dios no puede sufrir, marchitarse o morir. Comprende: al igual que YO SOY Dios no conoce sufrimiento ni limitación alguna, tú, el Hijo de Dios, eres indiviso a/en/con/desde/por/para YO SOY; pues, en efecto: -El Padre y el Hijo son Uno... YO SOY es el Padre, y YO SOY es el Hijo, mediante el Santo Espíritu que YO SOY; permaneciendo indivisa la Bendición Universal en toda Mí Creación infinita y bienaventurada.

   Mantente alerta en favor de lo veraz y evita tomar por cierto lo que los impulsos egoicos pretenden imponer con artera tentación. Mira tu mirar, no creas nada por inercia o interés. Escucha de donde viene el pensamiento. Siente de donde procede el sentir. Estate vigilante a desenmascarar la indolencia. No te amodorres con juicios parciales que condenan todo aquello que no le ofrece lo que exigen sus particulares deseos. ¡Despierta! ¡Ilumina y disipa todos esos egoicos pensamientos como si de nubes se tratase! No te retrases por nimiedades pasajeras, creyéndolas importantes; ¡no lo son! Y en esta claridad de Consciencia, en este Perfecto Amor, con jubiloso asombro, verás cómo la Paz de Dios, que se encuentra más allá de todo entendimiento, suposición, palabra o imaginación, se extiende en todas direcciones haciendo de todo el universo una hermosa y sincrónica unicidad. ¡Aleluya! Bendito es el encuentro interior con la infinitud del Ser, que te invita y exhorta a que retornes a Dios junto con tu prójimo, que es uno contigo en ese YO SOY Dios que nos incluye en Su Amor Pleno e Infinito.

KHAAM-EL



No te aferres a los juicios del ego
ni persigas sus señuelos de felicidad
que finalmente atormentan.
Vive todo sólo para el encuentro con Dios,
con ese inefable YO SOY,
y Su Perfecto, Pleno e Infinito Amor
 será en ti según Su Palabra Indivisa
incluso en los vaivenes de este mundo efímero.




lunes, 13 de enero de 2020

SÓLO LA ELECCIÓN PLENA ES LIBRE - VÍDEO

   A continuación de este escrito introductorio publico el vídeo de una charla en la que ahondo en la crucial idea de cómo cualquier elección interesada -en su parcialidad- es esclava de su miope vanidad. Consecuentemente, sólo una elección todoabarcadora, que incluya el bien de todos sin excluir a nadie, es una elección en verdad libre y, por lo tanto, satisfactoria. 'Un Curso de Milagros' nos facilita, mediante su "elige de nuevo", esa plena libertad, al aconsejarnos escoger, por encima de los juicios del ego, la pureza esencial que nos une, emancipándonos de todos los apegos, lamentos y angustias mundanos, gracias a la eterna bienaventuranza de Dios... a Su indivisa comunión que nos libera allende tiempos, formas, miserias y vanidades por Su Infinito Amor.

KHAAM-EL


Elegir plenamente es incluir totalmente.
Y lo que no tiene opuesto no puede sentir restringida su libertad.




domingo, 12 de enero de 2020

LA REALIDAD ES AHORA ETERNAMENTE

   Las figuras en el tiempo, e incluso el mismo tiempo, son ilusiones que distorsionan la plenitud de Ser ahora eternamente. Sin duda, el tiempo es como el humo; mas, el espacio autoluminoso en el que sucede el espacio donde el humo de las figuras y del tiempo mismo se disipan es consciencia pura, intemporal, absoluta, imperturbable. La realidad esencial de la vida es extemporánea a su manifestación perceptiva. De hecho, no hay un solo instante en que lo real deje de estar presente. Tan sólo la interpretación particular de la mente egoica distorsiona lo obvio, mostrando lo aparente como digno de credibilidad e importancia. Más lo que es mera apariencia no puede, bajo ningún concepto o falaz premisa, influir realmente en lo veraz. Siendo aquí, plenamente ahora, atento a la atención misma de ser, el silencio es escuchado en comunión inmediata, sin necesidad de símbolos o conceptos que hagan de intermediarios. Todo está embebido de todo; nada puede ser separado de Todo Lo Que Es, permaneciendo esencialmente inmóvil en su flujo inorillado de plenitud creadora... Lo superficialmente diferente, conociéndose sustancialmente lo mismo en la definitiva intemporalidad no local de la vida indivisa del Espíritu, entona un agradecido, bendito y feliz aleluya, que ilumina por completo el presente con Amor... con Santidad... con lo Real

   No te compliques con objeciones y reproches que lo objetan y reprochan todo menos lo que ha de ser objetado y reprochado: ese ego con el que uno se identifica y que no cesa de objetar y reprochar. Sencillo, para vivir la plenitud del ser, no te preguntes ¿cuándo? O tu mente soñará con un futuro engarzado con un pasado alterado por la memoria, olvidando el presente en toda su magnificente ilimitud. Más bien pregúntate por el significado oculto de un impulsivo preguntar que sigue formulando nuevas preguntas tras sus parciales respuestas. Quédate en paz en el presente. Reflexiona si tu pasado es lo que imaginas... Descubre su ilusoriedad, su insustancial interpretación, y te librarás de repetirlo, una y otra vez, en un supuesto futuro. Pues tanto si piensas en el pretérito como en el porvenir, sin duda, siempre, y bajo cualquier circunstancia, lo haces irremediablemente ahora y aquí. No proyectes más tu imaginado pasado a un futuro también imaginado y despierta del angustioso y mortífero sueño del tiempo. Medita. Ahonda. Vuela por encima de mezquinos intereses egoístas y descubre la dicha de Amar. Silencia el parloteo mental. Vive lo inmediato con auténtica inmediatez y ábrete a lo que no puede cerrarse. Con la mente acallada de cualquier distracción intelectiva, serás un sincero ¡aleluya! donde lo inimaginable trasciende toda imaginación o creencia, toda lógica personal, todo límite perceptivo; ofreciendo, sin tensión ni esfuerzo alguno, la inefable plenitud de lo universal. En verdad es simple: Lo que ha ocurrido, ocurre en el ahora. Lo que ocurrirá, sucederá en el ahora. Nada puede realmente dañarnos. No somos cuerpos, ni memorias personales. No somos entes transitorios aunque, aparentemente, estemos de paso por el mundo de las formas y sus circunstancias. Lo mollar, puro e inherente a toda manifestación, es indestructible al volátil cambio de lo aparente. La vida es bella en su inacabable unicidad esencial. Y, ¡aleluya! ¡aleluya! En el ahora, aquí mismo, allende el ego y su pequeño mundo particularista, el milagro de la consciencia plena y pura se despliega jubilosamente... copiosamente... irrefrenablemente... eternamente... en plenitud.

KHAAM-EL



En el tiempo, pasajero y volátil, toda cambia... 
va y viene... se construye y destruye...
Pero lo eterno, bienaventurado y santo, 
el Amor de Dios 
que nos saca de semejante volatilidad y muerte,
nos muestra en el aquí y ahora
cómo la plenitud del Ser en comunión con la Vida Una,
prevalece eternamente inafectada sobre todo ese ir y venir...




sábado, 11 de enero de 2020

SER PURO SER



"Existo, luego puedo pensar." 

                                            Khaam-El






Al ser Ser, pienso...
Al pensar que soy, me conozco Ser...
Al saberme Ser, ámome en mi Ser...

Si en mi Ser me amo,
ni puedo ni debo dejar de Ser.

                  / / /

Soy un Pensamiento liberado
de sus propios pensamientos...

Un latido inmenso
eximido de miedos o deseos.
Un cálido fluir esperanzado...
Un fuego que no abrasa ni consume,
ardiendo en la inmensa Luz del 'No-tiempo'.

Corazón abierto, confiado y entregado,
pura inocencia fluyendo en libertad.

Amor amante... amor amado...
 ¡Amor sabiéndose AMOR!

                 / / /

Tomemos conciencia del otro Ser,
de nuestro propio Ser,
de todos los Seres, de todo Ser...
                pues
somos seres indivisos del SER.
Expresiones únicas del Amor del SER...
Luz de luces... Paz de paces...
        Amor de amores...

                 / / /

Amémonos amando...
Amándonos sin límite, nos amamos sin fin...
                                  -los unos con los unos-.

           Amor Eterno...

                / / /

Si me Amo, no puedo sino Amarte.
Si te Amo, no puedo sino Amarme.
Y al Amarnos
nos sabemos Hijos del Amor...
¡Benditos Hijos de Dios!

KHAAM-EL




Sé sin prejuicios ni expectativas... 
sé aquí y ahora...
Cuando el mundo te pese en el corazón 
y la soledad te oprima 
tentándote a la amargura o a la desconfianza
vuelve al Amor...
Sí, vuelve a la Relación Santa con tu prójimo.
Ella te enseña a Amar
para que aprendas a Amar amando
incluso en la aparente negación del Amor mismo.





viernes, 10 de enero de 2020

NUESTRA FUNCIÓN ESENCIAL - AUDIO

   Junto a este escrito edito el audio de una charla en la que muestro cómo suponer que nuestra función en el mundo es obtener personal provecho es un tremendo error que se considera comúnmente un acierto. Por eso, las situaciones en el mundo se complican, una y otra vez, inclusive cuando se suponían resueltas. Mas, en la impermanencia del mundo, nuestra verdadera función, nuestra función esencial, es reconectar con lo eterno y santo..., con el alma, que nos recuerda la interconexión con la vida toda invitándonos a la extensión de la bienaventuranza de ser, a compartir fraternamente y a bendecir allende todas las aparentes maldiciones que sacuden el ánimo. Entonces, la Divina Unicidad se evidencia en plenitud incluso en el tiempo... El Espíritu trascendiendo la carne, retornándonos a Lo Inefable e Inmutable.

KHAAM-EL






Enlace directo del audio en IVOOX




jueves, 9 de enero de 2020

EN LO SENCILLO: LA DICHA

    Es falso creer que lo imaginado como bueno vaya realmente a serlo. No te compliques con elucubraciones y ficciones. Simplifica. Lo enrevesado trae angustia, y la angustia es desdicha. Vive con sencillez. No es cierto que el adquirir y amontonar sea algo bueno. Soportar el peso enorme que se le otorga al pasado respecto al futuro es una labor ardua; y descorazonador, sin duda, arrastrarlo allá por donde uno vaya. Se encuentra más cerca de la verdad y la dicha la mente serena, sencilla e inmóvil que aquella que acompaña o persigue el incesante movimiento de los pensamientos. Perseguir para acumular e intentar después mantener lo atesorado es complicado, costoso y, finalmente, inútil; mientras que soltar para fluir es ligero y llevadero. Lo útil es un hábito, no una insufrible carga de agotadora tensión. El presente es sencillo, claro y gozoso cuando no soporta la dolorosa losa de un pasado proyectando su sombría angustia hacia un desconfiado futuro. Acepta la vida en su completitud y perdona... queda, pues, en paz y admite el presente en su totalidad; haz lo que debes, antes que aquello que deseas y, éste, refulgirá lleno de Amor y gozo verdaderos. La felicidad no tiene que ver con logros, o cosas, sino con el contento del alma que solícita convive con desprendimiento y entrega.

   En lo sencillo: la Dicha, porque vivir con sencillez es el mayor de los bienes. Estar contento con lo que hay, y compartirlo con fraterna bondad, trae paz al corazón. No buscar el premio, la fama, o la riqueza, sino hacer las cosas por amor, con humildad y paciencia, sin esperar a cambio nada relevante, es, ciertamente, lo más relevante que puede uno hacer en la vida. Abrir el alma y no encerrarse en los pensamientos egoicos permite la llegada de la gracia de Dios y su inefable e infalible guía. No te compliques intentando plasmar futuros pergeñados por un pasado temeroso. Estate presente. No codicies. No añores. Agradece... Simple. Sencillo. Sé simple y no enrevesado. Hacer lo que se debe, en lugar de lo que caprichosamente se desea, trae todas las bendiciones, porque actuar por el bien de todos te incluye también a ti; mientras que anhelar sólo el bien personal junto a la consecución de particulares deseos, al no incluir también al prójimo ante todo, termina por excluirte a ti también de ese bien que en principio tanto ansiabas. En consecuencia, disfruta del ahora sin mayores complicaciones y extiende la alegría de vivir sin apego al yoísmo de lo personal. Dios no sabe de personalismos... Es Amor... Y tú, yo y todos, sencillamente, somos en esencia Uno en/con Él... Divina Unicidad... Comunión de Vida... Eterna Bendición y Dicha.

KHAAM-EL




No hagas nada que excluya a alguien 
o te complicarás con éxitos que serán fracasos, 
porque en lugar de traerte dicha 
te traerán angustia y desdicha.
Simplifica... aligera...
Haz todo con Amor... sé sencillo, 
vivirás en paz... siendo, sin duda, feliz.




miércoles, 8 de enero de 2020

SOMOS ESENCIA INDIVISA DE LA DIVINA UNICIDAD

   En este mundo el rumbo de los acontecimientos siempre es resultado de un cúmulo de acciones personales derivadas de una multitud de decisiones, también personales, que se alían y contraponen entre sí de manera sucesiva. Por eso, cada cual es responsable del mundo en que vive... si quieres paz, queda primero en paz; igualmente sirve para la felicidad, el amor, la claridad, etc. Hay que encontrar lo bello en medio de lo grotesco, lo bendito rodeados de adversidades; miremos, pues, en nuestro interior para hallar esa armonía intuida en nuestros corazones silentes y que trasciende toda esa cacofónica discordancia proyectada por las egoicas decisiones antes tomadas. Ahora, aquí, siempre es nuevo si no lo cargamos con prejuicios antiguos, viejos temores o convulsos deseos... Abracemos el mundo en paz, reconociendo que todos estamos de paso en él. Ayudémonos los unos a los unos a despertar del sueño vano del ego, a ir más allá de bandos e ideologías, a amarnos por el Amor Mismo que nos alienta y sustenta infinitándonos en una realidad intemporal que abarca todos nuestros pequeños asuntos, todas nuestras ridículas disputas, todos nuestros distorsionados juicios. Vivamos con Alma, dejemos lo especulativo y confrontador. Sí, amig@, encontremos la poesía inherente al flujo natural de la vida.  ¡Despierta! No la tenses con particulares expectativas y te sorprenderá milagrosamente porque, no lo dudes, la poesía y la vida, si son de veras poesía y vida (y lo son), no son sólo reglas, formas, rimas y acentos, sino lo esencial conformando una corriente de hermosura que nos inspira a volar más allá de lo aparente... a vivir sin temor ardiendo en la intemporal flama del Amor... a regocijarnos en comunión con todo lo viviente.

   Trascender este mundo personal y competitivo no es difícil si realmente uno se aplica en quedar en paz en el presente sean cuales fueren las circunstancias que en un momento dado se manifiesten por adversas que se consideren, ya que desde la última a la primera objeción el ardor de la flama que en el alma crepita quema las mentiras que aprisionaban la verdadera libertad con supuestas libertades que eran cárceles encubiertas, señuelos que atrapaban, espejismos que se esfumaban dejándole a uno  desolado, sin nada... Y -una vez convertido en humo todo el cuento que el ego contaba- la maravilla, el esplendor, la gloria, lo inmensurable..., aquello que en verdad somos (el Alma y no el cuerpo) evidenciándose: candorosa, pura, serena, ilimitada, esplendente, desnuda, en gloria, plena, generosa, inefable, bendita, eterna, sorprendente, bondadosa, preclara, bella y en comunión. Irrefrenablemente, ahora sin los impedimentos por ella proyectados en un supuesto ego, la consciencia se manifiesta jubilosa ante la inmediatez perfecta de su esencia indivisa de la Divina Unicidad.

KHAAM-EL



Miremos de frente todo el horror y miseria que el egoísmo propaga...
Asumamos la responsabilidad de nuestro mezquino pensar
sin acusar, odiar, maldecir ni despreciar a los demás,
ni a nosotros mismos.
Rectifiquemos y elijamos el Amor ahora, aquí,
uniéndonos en el perdón, en la compasión.
en la fraternidad universal, 
para que la luz del Alma brille
y deshaga toda la egoica oscuridad que por un tiempo nos tentó
y retornemos felizmente a la Divina Unicidad
de la que tod@s somos ciertamente inseparables.




martes, 7 de enero de 2020

EN LA PACIENCIA HALLAMOS LA PLENITUD - AUDIO

   Bajo este escrito publico el audio de una charla en la que ahondo en cómo cuando nos entregamos a la verdadera espiritualidad, esa actitud fraterna y desprendida que no se apega a las cosas y asuntos del mundo, descubrimos una paciencia insospechada para la limitada manera de pensar egoica que nos conduce a experimentar la plenitud de Dios. Constatamos, felizmente, que -como bien señala 'Un Curso de Milagros'- el ego y el espíritu no se conocen, por  lo que, en consecuencia, el ego es un estrobo para la espiritualidad y no puede jamás llevarnos a su vivencia. Así que vivamos con paciencia las acometidas mundanas y, de súbito, la Luz, la eternidad, lo sagrado, lo inefable... la Divina Unicidad.

KHAAM-EL






Enlace directo del audio en IVOOX




lunes, 6 de enero de 2020

COMPARTIR EL REGALO DE SALVACIÓN ES EL MEJOR REGALO (Reedición revisada)

   A continuación de este breve inciso introductorio reedito el escrito que publiqué en este mismo blog el día de reyes de 2016, por considerarlo en un día como hoy oportuno, sino crucial, para la situación que como humanidad estamos viviendo. Pasar de un demandar o exigir a un dar y compartir es ciertamente el regalo más grande que podemos entregar al mundo. Regalar de corazón, con Amor, a nuestros semejantes lo mejor y más desprendido de nosotros mismos nos llena el Alma. Esa, a todas luces, no sólo es la mejor manera de que reine la paz en este mundo sino la única. No nos demoremos, pues, con vanos egoísmos, expectativas partidistas o juicios tendenciosos, amemos por el amor mismo de Amar, ofrezcamos lo esencial: palabras de aliento y esperanza, acciones de liberación y consuelo, consejos de autoindagación y confianza. En resumidas cuentas: honremos a nuestro prójimo, sea cual fuere su condición, por su naturaleza sagrada, por el alma pura que las apariencias egoicas intentan ocultar. Amémonos amando... bendigámonos bendiciendo... Regocijémonos regocijando... Iluminémonos iluminando... Salvémonos salvando:

   Todos los sabios, maestros o mentes preclaras, que viven y expresan el Mensaje de Salvación -la liberadora e intemporal Enseñanza del Despertar de la consciencia-, señalan en esencia lo mismo: que no te creas tus propios pensamientos ni los de otros, sin antes haber comprobado si son fuente de verdadera dicha y perfecta paz mental; y, para eso, se ha de profundizar en lo más hondo de la consciencia, en el núcleo mismo de ser, mediante la meditación, la oración, el entrenamiento mental, la devoción a lo divino por la rendición del ego, la contemplación, o la congruencia en el recto pensar; herramientas, éstas, que nos conducen al servicio desinteresado para con el prójimo tras una visión clara de lo sustancial y eterno. No hay problema o adversidad que no esté ya resuelta por Dios. Confía y extiende Sus bendiciones con alegría. Si semejante actitud es practicada con constancia y humildad, la Luz de la Verdad nos salvará de nuestras imaginaciones de dolor y corpórea identidad.

   Deja de vagar sin rumbo. Abandona el apego a los egoicos sueños. ¡Despierta! Mantente en lo esencial y encamínate a la luz de la Verdad y el Amor. No entres en comparaciones de estéril resultado, que más que ayudar a clarificar enturbian el entendimiento con erudición vana y engreído ocultismo. Porque cuestionar las técnicas que los maestros del Mensaje de Salvación sugieren, juzgando cuál es mejor y cuál no, y blablablabla, simplemente nos aleja de la práctica. Y, para recoger frutos, teoría y práctica han de ir de la mano hasta que aquélla sea indisoluble de ésta (la teoría explica lo práctico, luego éste la precede en el tiempo, aunque a primera vista parezca lo contrario). Si te resuenan unas técnicas hazlas, y si no te agradan, pues no las hagas. Recuerda que (las técnicas) son meras herramientas que pueden ser útiles a determinadas maneras de pensar. No te pelees con las técnicas ni las compares, la que escojas úsala con destreza y constancia... si te resuena el budismo, ahonda en él hasta el cogollo, si es el taoísmo, el cristianismo, la introspección, el advaita, el yoga, o etc, lo mismo, profundiza hasta el núcleo mismo de lo sustancial, hasta el alma del alma de lo religioso, sin olvidar que aquello que habla de la Verdad no es la Verdad; te indica, si acaso, una dirección en tu mente... una ruta interior a seguir, pero ese es un camino que sólo has de recorrer tú. Nadie fuera de ti mismo puede vivir o caminar por ti; más no temas, camina, camina hasta el final, y tu corazón volará más allá de las fronteras que ahora crees demarcan tu experiencia de la realidad.

   Amig@, te comparto el Mensaje de Salvación... Pide la Verdad por encima de todo. Ora de corazón y recibe de corazón. Medita con toda tu mente, en sosegada atención constante, y despierta a la realidad. Sólo hay Dios y, en Su plenitud, todo comparte Su eternidad y perfección; el resto, lo diferente, no tiene consistencia y no existe, es mera apariencia, ilusión, nada. Agradece la transitoriedad de lo transitorio y la insubstancialidad de sus evoluciones. Los humanos en su personal insignificancia no se sienten puros. No quieras sostener lo insostenible y arrepiéntete, con honestidad, de la arrogancia de lo pequeño soñando grandiosidades. Abandona la condena de la lastimera culpa y sé un auténtico amigo para con tu prójimo, instándole a amar de verdad, invitándole a compartir lo santo e inmortal. Todo está bien ahora, si no se juzga por dolor o resentimiento. Aquello que puede acabar carece de significado y no puede ser plenamente conocido, puesto que todo aquello que precede al pensamiento jamás puede ser concebido por él. Consecuentemente, céntrate en aquello que es inmutable en ti y en todos, lo demás déjalo de lado. Atraviesa con confianza todas las situaciones, por adversas que se te presenten afróntalas amorosamente. ¡No te detengas! Abandona el temor... caminando por la Verdad hallarás salvación. Dale la vuelta a tus conceptos; míralos con mirada honesta y amplia, sin involucrarte, pero desde todos los ángulos posibles. Para, en última instancia, poder admitir, sin la menor sombra de duda, la absurdez de su efímera pretensión. Entonces, tú mismo ya no serás tú mismo... porque por fin vivirás realmente en paz. Oirás lo que hasta ahora no oías y verás lo que antes, solo con tus ojos físicos, no podías ver. El sufrimiento toca a su fin. Todo está destinado a ser de nuevo libre y bendito en el eterno Amor de Dios.

   Herman@ en Dios, bendice toda experiencia. No te atrapes en las formas. No te defiendas de lo que es nada, ni ataques aquello que en lo esencial nunca puede dañarte.
   Sí, bendice sin medida. Regala bendiciones... sé pródigo en darte de corazón, sin miedo a su ruptura, sin temor a que se parta por el desamor.
   Sé un regalo para todos, recordándoles, con amigable alegría y paciencia infinita, que ellos mismos son regalos esenciales para la intemporal llegada de la bendición universal.

KHAAM-EL




Compartir el Mensaje de Salvación 
todo el tiempo en el tiempo, 
jornada tras jornada, estación tras estación, 
alegrando al prójimo con su bello y alegre canto de Amor
nos hace libres, a todos cual uno solo, 
de la competitiva insignificancia egoica, 
para retornar a ser quienes fuimos destinados a ser 
en esencia y en verdad:
consciencia pura e ilimitada en la Ilimitada plenitud de Dios.